¡Ah, una mancha de ketchup!

¿Emocionada con tus nachos no te has dado cuenta y ¡zash! una ancha de ketchup en tu blusa? Aquí tienes el remedio.

¿Emocionada con tus nachos  no te has dado cuenta y ¡zash! una ancha de ketchup en tu blusa? Aquí tienes el remedio: primero, quita todo lo que puedas de la salsa de tomate (los tejidos que se puedan lavar con agua, déjalos en remojo de agua fría). Si la mancha es vieja, pon la prenda a remojar  durante varias horas. Mezcla 1/4 de cucharada de detergente líquido suave con 1/2 taza de agua fría y aplícalo directamente sobre el tejido. Después, presiona ligeramente la mancha con la parte convexa de uan cuchara sin frotarla. Por último, lávala como indique la etiqueta (a mano o en la lavadora).
Si laún así no desaparece, repite la operación con una solución hecha con 1 cucharada de amoniaco y 1/2 taza de agua fría. después, lávala. Si este método también falla, prepara una pasta con detergente  en polvo que contenga enzimas (remueven la mancha) y agua; aplícalo directamente sobre la mancha, presionándola y, después, lávala como acostumbres. No quedará ni rastro.
Y tú, ¿qué haces para eliminar las manchas de salsa de tomate?

Continúa leyendo