Cada cosa en su sitio. Organiza tu armario

Seguro que más de una vez te ha ocurrido: no encuentras nada que ponerte por las mañanas y eso que tienes infinidad de ropa. ¿Tienes que revolver para encontrar una prenda? Pues sigue leyendo.

Y en tu armario, también. Seguro que más de una vez te ha ocurrido: no encuentras nada que ponerte por las mañanas y eso que tienes infinidad de ropa. ¿Tienes que revolver para encontrar una prenda? Pues esa es la señal de que tu armario necesita orden. Aprende cómo organizarlo:
-Colgar la ropa. las perchas de madera y las que tienen pinzas para pantalón son las ideales para mantener la ropa estirada y lista para ponerte. Si tu armario es muy estrecho, gana espacio con perchas finas de alambre. No te olvides de quitar los plásticos de la ropa que hayas llevado al tinte, ya que no permiten que los tejidos respiren y se ventilen adecuadamente. ¿Qué prendas se cuelgan? Los pantalones, las faldas, las camisas, los trajes, las chaquetas, las cazadoras ...
-Doblar y clasificar. Todo lo que pueda doblarse debe ir en baldas y cajones. Los cajones que tienen espacios específicos son ideales para poner prendas pequeñas, así como los separadores o cajas independientes que venden en tiendas low cost. Así podrás establecer minicajones dentro de un cajón y clasificar los calcetines, la ropa interior, etc. La forma más fácil de organizarlo es hacerlo por colores o por tipos de prendas (jerséis, camisetas, pijamas ...). ¿Qué se dobla? las camisetas, sudaderas, la ropa deportiva, jerséis, tops ...
-La balda superior. Muchos armarios cuentan con un espacio superior, a veces poco accesible, pero que resulta ideal para guardar ropa de otra temporada. Una buena idea es guardar todo lo que no vayas a utilizar en cajas para tenerlo ordenado o en una maleta grande (así la aprovechas).
-El calzado. Si guardas tus zapatos en cajas diferentes los tendrás siempre limpios, ordenados y bien conservados. No te olvides de incluirles hormas para que conserven su forma. Si las cajas ocupan mucho espacio, siempre puedes optar por un zapatero normal de baldas o vertical. ¿Un truco? Alterna el sentido en el que los coloques: uno con la punta hacia arriba y otro con el talón.
-Aprovecha las puertas. Las puertas pueden servir para algo más que para cerrarse y abrirse. En su interior puedes colgar cinturones, corbatas, pañuelos... (hay perchas especiales para ellas).

Continúa leyendo