¿Cómo limpiar los azulejos?

¿Quieres que los azulejos de tu casa estén relucientes? Tenemos trucos para acabar con la suciedad y la grasa.

También te puede interesar:

Los azulejos son protagonistas de muchos baños y cocinas. ¿Sabes cómo limpiarlos para eliminar la suciedad que se acumula en ellos? Te damos algunos trucos.

Antes de ponerte manos a la obra, recordamos que siempre es importante que la habitación en la que vayamos a limpiar los azulejos esté ventilada si vamos a utilizar productos fuertes. Además, es conveniente utilizar guantes de goma para proteger las manos. Ahora sí, ahí van los trucos:

- Alcohol, limpiacristales y agua. Un truco eficaz para acabar con la suciedad de los azulejos es echar en un recipiente alcohol, agua y limpiacristales, todo a partes iguales. Después, mojamos un paño en la mezcla y los pasamos por los azulejos. Es muy recomendable para los azulejos del baño.

- Agua y vinagre. Una buena fórmula para acabar con la grasa y con la suciedad acumulada en los azulejos es echar en un recipiente agua y un vaso de vinagre. Después, mojamos papel de periódico en la mezcla y lo pasamos por los azulejos. Para terminar, con un paño húmedo (con agua) aclaramos los azulejos y… ¡listos!

- Agua y amoniaco. Se prepara igual que la mezcla de agua y vinagre, pero cambiando el vinagre por un poco de amoniaco (un chorrito). Mojamos una esponja en la mezcla y la pasamos por los azulejos. Es especialmente eficaz contra la grasa de los azulejos de la cocina.

- Vapor de agua. El vapor de agua ablanda la suciedad y nos permite retirarla con más facilidad, por eso, podemos aprovechar para limpiar los azulejos del baño después de una ducha caliente o mientras hacemos un guiso, para aprovechar el vapor de agua que emane de la olla.

Cristina

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte curioso, interesante y emocionante sobre el mundo de la gastronomía y la nutrición. Bon Appétit!

CONTINÚA LEYENDO