Consejos para hacer las mejores torrijas

Si no te conformas con hacer toriijas y quieres hacer las mejores, no te pierdas nuestros consejos.

Cuando llega la Semana Santa se nos hace la boca agua pensando en las deliciosas torrijas, el postre más tradicional de esta festividad. Las hay de muchos tipos, pero hacer las mejores requiere una serie de trucos y consejos que tienes que conocer.

Tipos de torrijas

Las torrijas clásicas y más populares son las de leche, pero no son las únicas. Hay torrijas de miel, de vino, de vino dulce, de vainilla, de chocolate, de frambuesa y almendra e incluso una original versión que propone Chicote. ¡Para todos los gustos! De hecho, cada vez más pastelerías se están animando a hacer propuestas creativas para disfrutar de este dulce típico. ¿Has probado las que sustituyen el pan tradicional por el brioche? Son un auténtico espectáculo.

Trucos claves para hacer unas torrijas perfectas

Hacer unas clásicas torrijas de leche es sencillo. Basta con tener una barra grande de pan de torrijas (o una barra de pan del día anterior) para hacer unas 5, ½ litro de leche, unas tres cucharadas de azúcar, 10 huevos batidos, 2 cáscaras de naranja, 2 cáscaras de limón, 3 ramitas de canela y canela en polvo.

Solo hay que cortar rebanadas gruesas de pan, hervir leche con la naranja, el limón, las ramitas de canela y el azúcar. Colar la leche, dejar templar y empapar en ella el pan cortado en rebanadas. Después se dejan reposar, se rebozan con el huevo batido, se fríen y por último se rebozan en una mezcla azúcar y canela en polvo. Sin embargo, si quieres hacer las mejores torrijas, necesitas conocer estos trucos:

- El pan. Si se te ha pasado por la cabeza recurrir al pan de molde, ¡olvídalo! Eso es un sacrilegio para las torrijas. Lo mejor es apostar por el pan casero para torrijas, pero si no tienes tiempo, compra pan especial para torrijas. También puedes utilizar pan del día anterior, para que esté duro y coja mejor la leche.

- Dejar reposar. Un truco muy importante es dejar reposar bien las torrijas después de mojarlas en la leche, para que se empapen y tomen bien el sabor de la leche antes de pasarlas por el huevo.

- Aceite. Hay que echar las torrijas cuando el aceite esté muy caliente y es importante, si vamos a hacer muchas, colar el aceite cada 10 torrijas o así, para que no se adhieran esos indeseables puntitos negros procedentes de los restos de freír las torrijas anteriores.

- Temperatura ambiente. Servir las torrijas frías, de la nevera, es un error, lo mejor es consumirlas a temperatura ambiente.

- Más ligeras. Si quieres hacer unas torrijas más ligeras, puedes sustituir la sartén por el horno. Después de mojarlas en la leche y pasarlas por el huevo, metemos las torrijas a unos 240º C y cuando estén doradas, se pueden sacar.

Aprovecha esta temporada para disfrutar de los placeres de este dulce típico. ¡Siguiendo nuestros consejos conseguirás unas torrijas para chuparse los dedos! 

Cristina

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte curioso, interesante y emocionante sobre el mundo de la gastronomía y la nutrición. Bon Appétit!

Continúa leyendo