¿De qué color pinto mi casa?

Antes de pintar una habitación, es importante saber qué actividad realizaremos en ella y cuál es el ambiente que buscamos.

También te puede interesar:

Antes de pintar una habitación, es importante saber qué actividad realizaremos en ella y cuál es el ambiente que buscamos. Los colores influyen en nosotros más de lo que pensamos.

Algunos colores, pueden parecer más brillantes en la pared que en los catálogos, mientras otros producen el efecto contrario y aparentan más sombríos. Puedes realizar una pequeña prueba en la pared antes de comprar la cantidad total de pintura: pinta una superficie de un metro cuadrado y obsérvala en diferentes momentos del día, con luz natural y luz artificial.

Los colores producen distintas sensaciones que pueden ayudarte a la hora de aumentar o empequeñecer los espacios; los claros dan la sensación de que hay más espacio y los oscuros producen cercanía.

Si tu casa está orientada al norte, usa tonos cálidos que potencien la luminosidad del sol.

Rojo

- Posee una gran personalidad y transmite fuerza y agresividad. Se aconseja en zonas de paso, habitaciones amplias o incluso alguna pared del cuarto de baño.

- Es el más caliente de los colores cálidos, y sus inmediatos, el rojo anaranjado y el rojo violeta, son también calientes. Ten cuidado si los utilizas juntos porque pueden crear un contraste desagradable.

- Si lo combinas con carpintería blanca, es mejor rebajar el tono.

 

Amarillo

- Fresco y alegre, refleja con fuerza la luz.

- Es ideal para habitaciones con poca luminosidad, en las que crea ambientes serenos y cálidos.

- Combina bien con muebles en tonos naturales como la madera de abedul, haya o fresno, y con los de fibra o mimbre.

 

Verde

- De efecto sedante y tranquilizante, este color regula el sueño y la vigilia.

- Adecuado para habitaciones infantiles y zonas de trabajo en las que sean necesarias altas dosis de concentración.

 

Grises

- Si son claros, dan sensación de limpieza e higiene, por lo que resultan perfectos para cocinas y cuartos de baño.

- Combinan a la perfección con tonos fuertes como el naranja o el rojo.

 

Tostados

- Esta gama de marrones favorece la eliminación de la fatiga y el estrés.

- Son los reyes de los dormitorios, salones y recibidores.

 

Azules

- Personifican la calma y la serenidad y por eso se usan mucho para pintar dormitorios y zonas de estudio.

- Combinándolos con muebles blancos se consigue una mezcla muy romántica.

- Los tonos más claros aportan siempre sensación de ligereza.

Trucos útiles

1 – Tres litros de pintura por cada 20 metros cuadrados que vayas a pintar, es la cantidad que tendrás que calcular.

2 – Para evitar el desagradable olor de la pintura, añade dos cucharadas de esencia de vainilla por cada litro de agua que utilices al hacerla.

3 – A la hora de unir colores, lo único que hay que tener en cuenta es que los tipos de pintura sean de la misma clase. Lee qué tipo de disolvente se utiliza para ambas pinturas y si coinciden es que se pueden combinar sin problemas.

4 – Para que la pintura se mezcle bien, mete unas cuantas canicas en el bote, ciérralo y agita con fuerza. No remuevas nunca haciendo círculos. Así, se repartirá en su justa medida.

5 – Cuando quieras pintar una habitación y no estés seguro de la intensidad del tono que quieres, usa pintura blanca y ve añadiendo tinte poco a poco hasta dar con el tono que te guste.

CONTINÚA LEYENDO