Guisos, asados y salsas. Trucos básicos

Consigue que te queden sabrosos, tiernos y muy jugosos.

Consigue que te queden sabrosos, tiernos y muy jugosos.

 

1-Rectificar el exceso de sal

Si al preparar un guiso de carne o de pollo te has pasado con la sal, no le añadas agua. Lo mejor es echarle un vasito de leche fría.  Notarás que coge un poco de color pero habrás solucionado el problema.

 

2-Gaseosa en la despensa

Resulta de lo más eficaz tenerla a mano cuando un guiso queda salado. Echa un chorrito, déjalo reposar un rato y remueve. Listo.

 

3-Sin pizca de grasa

Para que el caldo quede con poca grasa cuando no tienes tiempo de esperar a que se enfríe, remuévelo mientras está en el puchero con un par de hojas de lechuga. La grasa se adhiere fácilmente a esta hortaliza y podrás eliminarla sin problemas.

 

4-Carne tierna en menos tiempo                   

Si estás apurada de tiempo y necesitas que la carne que vas a guisar se ablande antes, introduce un tapón de corcho en el agua mientras hierves la pieza un par de minutos. Después ya puedes cocinarla normalmente.

5-Consigue el toque perfecto

Si quieres que la carne asada te quede mucho más tierna, agrega un vasito de coñac unos 30 minutos antes de retirarlo del horno. Después, cuando el asado ya esté listo, apaga el horno, espera 5 minutos y entonces añade la sal. Quedará sabroso y jugoso.

 

6-Laurel troceado en los guisos

Para que el laurel deje más y mejor sabor en los guisos, no pongas la hoja entera; trocéala antes de echarla en la cazuela.

 

7-Caldo de carne

A veces, al hacer un caldo de carne suele quedar un poco turbio. Para solucionarlo, ponlo al fuego para que hierva y, mientras, monta un par de claras de huevo. Cuando vaya a comenzar el hervor del caldo, añade las claras, mézclalo bien y deja que cueza tres o cuatro minutos. Por último, cuélalo a otro recipiente con un paño fino en el colador y... problema resuelto.

 

8-Desalar el jamón

Si vas a preparar algún guiso al que tienes que añadir jamón, pero temes que esté demasiado salado, introdúcelo en un plato con leche tibia durante un cuarto de hora. Verás cómo se desala en un momento.

Mar

Mar Pastor

CONTINÚA LEYENDO