Planchado fácil y eficaz

Conseguir que la tarea del planchado sea más llevadera y eficaz, será más fácil con estos sencillos trucos.

Conseguir que la tarea del planchado sea más llevadera y eficaz, será más fácil con una plancha adecuada y con estos sencillos trucos.

 

Arrugas imposibles

Si se te resisten las más rebeldes en cualquier prenda, prueba con este truco: coloca papel de aluminio sobre la tabla de planchar, la prenda encima y, sobre ella, un paño humedecido en agua con una gota de amoníaco. Verás como ahora las arrugas desaparecen sin apenas esfuerzo.

 

Evitar la cal

Para que no se estropee la plancha, utiliza siempre agua destilada. La descongelada o hervida también es válida para evitar problemas en el futuro. De todas formas, si has utilizado la del grifo y ahora el depósito está obstruido por la cal, prueba echando una mezcla de vinagre y agua y dejando reposar dentro del depósito unas cuantas horas. Después tendrás que rellenarlo y vaciarlo varias veces hasta expulsar todas las partículas.

Limpiar restos de tejidos

Para que los que acaban adheridos a la plancha no se traspasen a tus prendas, apila unos cuantos periódicos, pon una capa de sal gruesa encima y, con la plancha tibia, frota suavemente sobre la sal hasta que las manchas desaparezcan. Si tu plancha es de vapor, caliéntala a temperatura mínima, desconecta la salida de vapor y frota la superficie con una vela. Verás el estupendo resultado.

 

Camisas y corbatas impecables

Para que las camisas queden perfectas, sigue siempre un mismo orden para no olvidar ningún espacio. Por ejemplo, empieza por los cuellos, sigue con los puños, y después, mangas, pecho y espalda. Si además, antes de empezar, humedeces con un pulverizador la camisa y la enrollas sobre sí misma para que la humedad se reparta bien, el planchado te resultará más fácil. En cuanto a las corbatas, para evitar que la costura posterior se quede marcada al planchar la parte delantera, introduce un cartón entre las dos partes y plancha como lo haces habitualmente.

Una técnica para cada tejido

Seda. La plancha debe estar templada y la prenda al revés para evitar brillos.

 

Lana. En cuanto a este y otros tejidos similares, la plancha ha de estar caliente y las pasadas ser rápidas y continuas.

 

Algodón y lino. Lo mejor es que la plancha esté muy caliente. También puedes utilizar vapor para humedecer la prenda y acabar rápido con las arrugas.

 

Hilo. Las prendas y mantelerías de este tejido se planchan húmedas. Se debe empezar por el centro e ir avanzando hacia los lados.

Continúa leyendo