Trucos de repostería para principiantes

Si te gusta cocinar postres en casa, sigue nuestros consejos.

Trucos para cocinar postres en casa

Tenemos buenas noticias: si quieres introducirte en el mundo de la pastelería y de la confitería tenemos los trucos perfectos para que no se quede en un intento fallido.

El gusto por lo dulce siempre fue algo intrínseco al ser humano,  pero la repostería más moderna estuvo reservada para las clases aristócratas y para los conventos. Fueron los franceses los creadores del término “dessert”  (algo así como ‘recoger la mesa’), haciendo referencia al momento en el que no había comida en la mesa y llegaban los dulces. El incremento del nivel de vida en los siglos XIX y XX hizo posible una popularización de algo que, hasta entonces, solo estuvo al alcance de figuras como Maria Antonieta o Napoleón.

Ahora que todos podemos preparar una tarta o hacer magdalenas, no puedes desperdiciar la ocasión de adentrarte en el maravilloso mundo de la repostería. Si ya has dado el primer paso y quieres ser el autor de unos postres sencillos, pero resultones, primero ármate de los utensilios necesarios y apúntate estos truquitos para sorprender a los invitados. Pequeños tips que te facilitarán mucho la tarea y con la que te volverás adicta a este arte.

Repostería más esponjosa

Un truco para conseguir que los bizcochos, tartaletas o tartas queden más esponjosos, es usar soda en polvo. Pruébalo la próxima vez. 

Con nata

Los postres lácteos resultarán más cremosos, si añades un vaso de nata líquida por cada litro de leche

Hacer caramelo

El caramelo para preparar un flan o una tarta quedará con más brillo y elasticidad, si le añades al azúcar unas gotas de limón

Ligar natillas cortadas

Para hacerlo, échalas en una jarra de metal o cristal; ponla en un recipiente con muchos hielos y bate con la batidora a máxima potencia.

Arroz con leche

Hacer merengue

Al preparar el merengue, añade siempre el azúcar y las claras a la vez, para que no te baje. Después, remueve sin parar en el mismo sentido para que no pierda consistencia. Con un batidor de claras eléctrico, te resultará mucho más fácil. 

Postres con higos

Ten en cuenta que los higos nunca deben lavarse, ya que tienen la piel esponjosa y se empapan. Es mejor limitarse a limpiarlos con un trapo fino. 

- Prueba esta receta con higos: tiramisú con higos.

Magdalenas con buen color

Para que las magdalenas te queden bien tostadas por la parte de arriba, antes de introducirlas en el horno, echa por encima una capa de azúcar. De esta forma, se tostará el azúcar y acrecentará su color. 

Desmoldar siempre en templado

Para sacar el bizcocho del molde, espera siempre a que esté templado. Notarás que ha encogido ligeramente y que está despegado del borde. Hazlo sobre una rejilla de repostería para que termine de enfriarse. Así, no se condensará la humedad que produce el calor.

Arroz con leche

Queda delicioso y muy suave si, una vez hecho, le añades cuatro cucharadas de nata líquida

- No te pierdas estos trucos para preparar el mejor arroz con leche.

Yogur enriquecido

Además de ser un postre muy sano, el yogur resulta muy digestivo. Si quieres tomar yogures de diferentes sabores según te apetezca en cada momento, cómpralos naturales y añádeles una cucharada de las mermeladas que más te gusten. 

Un simple yogur natural se puede convertir en un postre exquisito si lo presentas en unas copas altas y le añades unos cereales de desayuno y unas frutas del bosque. 

- Aprende a elegir un yogur saludable en el súper.

Chocolate con más sabor

Para que el chocolate caliente tenga más sabor y espese, añade una cucharada de polvo para hacer natillas por cada litro de leche. También puedes agregar harina o maicena disuelta en leche, añadiéndola poco a poco.

Galletas en lata

Mousse de chocolate

Añádele, cuando lo hagas, un poco de ralladura de naranja y un chorrito de licor. Quedará delicioso. 

Mermelada de melocotón

Para que sea casera, ten en cuenta que, para un kilo de pulpa de melocotón ya cocida, necesitas unos 400 gramos de azúcar blanca. 

- Si te animas, estos 10 trucos para hacer mermeladas caseras  te resultarán muy útiles.

Charlota

La charlota es un postre delicioso preparado con base y fondo de bizcochos de soletilla. Se suele rellenar de crema, nata o frutas. Para que tenga la consistencia adecuada tiene que estar en el frigorífico al menos tres horas.

No tires las galletas quemadas

Si has preparado pastas o galletas y se te ha pasado la cocción, no las tires. Este error tan frecuente tiene el sencillo remedio de rallar la parte quemada hasta eliminarlo por completo. Es un proceso delicado que merece la pena.

Galletas siempre crujientes

Si has hecho mucha cantidad de galletas y tienes miedo de que se estropeen, las latas son tu solución. No perderán ni el aroma ni la textura.

Si no tienes rodillo…

Si quieres hacer un postre que requiere de un rodillo, pero no tienes, una simple botella de vidrio es tu solución. Podrás ejercer presión con tranquilidad y el resultado será el mismo que con el rodillo.

Manga pastelera casera

La manga pastelera no es imprescindible. Puedes hacer una casera con una bolsa de congelado con la esquina cortada. Cumplirá su función con eficacia y la puedes reutilizar.

Cortar sin deshacer

Si al cortar los bizcochos se te rompen, la mejor solución es que utilices un cuchillo que esté ligeramente caliente. Lo puedes calentar sumergiéndolo en agua caliente.

Bizcocho a punto

Si has metido al horno un bizcocho pero no sabes si está totalmente cocinado, solo tienes que meter un palillo o una puntilla con delicadeza. Si sale seco es que el bizcocho está listo para comer. Eso sí, ¡nunca abras el horno durante los primeros 30 minutos! 

- Más trucos para conseguir bizcochos perfectos.

Base de galleta

Muchas tartas y preparaciones tienen galletas trituradas como base. Hacerlo es mucho más sencillo de lo que crees. Tan solo tienes que meter un puñado de galletas en una bolsa de congelado y pasar el rodillo encima varias veces hasta que estén totalmente trituradas.

Mantequilla a temperatura ambiente

Si para preparar tu postre tienes que usar mantequilla, pero se te ha olvidado sacarla de la nevera, tenemos el truco perfecto. Para acelerar el proceso solo tienes que rallar la mantequilla que necesites, lo que hará que se ablande más rápido.

Para que no se pegue el bizcocho…

Si vas a preparar un bizcocho recuerda que en la mayoría de moldes es necesario engrasar los bordes y la base con un poco de mantequilla. Para asegurarte de que no se pega nada, espolvorea un poco de harina por toda la superficie.

CONTINÚA LEYENDO