Trucos para desalar el bacalao

El bacalao y la Semana Santa son compañeros inseparables. Muchas de las recetas de esta época se preparan con bacalao. ¿Sabes desalarlo correctamente?

Desalar bien el bacalao es fundamental para conseguir buenos resultados con tus platos. Te contamos cómo hacerlo correctamente para que tus recetas de bacalao queden perfectas. La diferencia entre un plato exquisito y uno imposible de comer por exceso de sal está saber realizar bien esta técnica con las piezas de bacalao.

Cómo desalar una pieza de bacalao paso a paso

Lo primero que hay que hacer es lavar con abundante agua fría las piezas de bacalao.

Coloca el pescado (con la piel hacia arriba) en un colador o escurridor y este sobre un bol lleno de agua fría.

Guárdalo en el frigorífico y cambia el agua cada 6 u 8 horas.

Las partes más gruesas, como los lomos o troncos, necesitarán 48 horas, aproximadamente. Los filetes más finos necesitarán unas 36 horas y las migas no más de 30 minutos.

Es importante realizar el desalado en el frigorífico y utilizar agua fría para eliminar la sal de bacalao, así no se abrirán los lomos.

Los trozos muy gruesos se pueden partir por la mitad para facilitar e incluso acortar el tiempo.

Salazón, un método de conservación de lo más efectivo

Se conoce como salazón al método de conservación que consiste en desecar parcialmente con sal una pieza de carne o pescado para que dure en perfecto estado durante mucho tiempo.

En épocas en las que no era posible transportar carnes y pescados frescos a determinadas zonas, gracias a este sistema la población tenía acceso a estos alimentos, que una vez desalados, mantienen prácticamente intactas sus propiedades nutricionales.

Por eso, el bacalao es uno de los pescados estrella del recetario tradicional de muchas zonas de nuestro país, ya que era de los pocos pescados de mar a los que la población tenía acceso. Ahora que sí tenemos acceso a pescado fresco, podemos aprovechar el bacalao en salazón para preparar multitud de recetas en cualquier momento del año, sin tener que atender a las épocas en que está fresco en la pescadería.

Y si me ha quedado salado...

Si en el momento de cocinar tu pieza de bacalao te das cuenta que ha quedado salado, hay algunos trucos que pueden ayudarte a solventarlo. Recuerda que un bacalao mal desalado puede cargarse la mejor receta y la mejor pieza de pescado. Siguiendo nuestro paso a paso te debería quedar en su punto, pero si por lo que sea, no es así puedes:

- Volver a ponerlo en remojo durante dos o tres horas en leche fría con unos dientes de ajo con su piel.

- Hervir el lomo de bacalao durante 5 minutos antes de añadirlo al guiso en cuestión. Así perderá parte de la sal. Recuerda: en este caso deberás cocinar menos tiempo el bacalao, ya que lo has cocido previamente.

- Si vas a hacer un guiso con este pescado o lo vas a acompañar de legumbres, puedes cocinar las legumbres o el resto de ingredientes del guiso sin nada de sal para que absorba parte de la sal del pescado y quede un plato equilibrado.

Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

Continúa leyendo