Trucos para un hogar libre de alergias

Conseguirás un hogar libre de alergias si cumples unas recomendaciones para evitar que los ácaros y los hongos aniden y proliferen en tu casa.

Conseguirás un hogar libre de alergias si cumples unas recomendaciones para evitar que los ácaros y los hongos aniden y proliferen en tu casa.

 

No los vemos, pero pueden convertirse en enemigos de nuestra salud.

 

Los hongos y mohos necesitan disponer de una determinada humedad y temperatura cálida para desarrollarse. El baño, las bibliotecas, la cocina, los aparatos de aire acondicionado, los armarios de ropa y calzado y las macetas, son sus hábitats preferidos para crecer.

 

Si hay un alérgico en casa, sigue estos consejos para evitar que los ácaros (parásitos microscópicos que se alimentan de escamas de la piel humana) aniden en el hogar y se reproduzcan, y que los hongos encuentren las condiciones de vida óptimas para desarrollarse.

Los dormitorios

Intenta que estas habitaciones sean las más aireadas y soleadas de la casa.

- Procura una buena ventilación y evita un grado alto de humedad, si es preciso con deshumidificadores.

- No acumules grandes cantidades de peluches, juguetes, libros, papeles u otros objetos que se llenen de polvo.

- Airea bien la cama y aspira de vez en cuando el colchón y las almohadas.

- Utiliza fundas especiales antiácaros para colchones, edredones y almohadas; de esta manera los trastornos alérgicos mejorarán.

- Aplica un producto acaricida en el colchón y objetos textiles cada tres meses.

- Lava la ropa de la cama, almohadas, almohadones, mantas, etc. a 95ºC.

- Guarda la ropa en bolsas de plástico y en el armario.

El salón-comedor

- Realiza siempre su limpieza en ausencia de la persona alérgica.

- Evita la presencia de librerías abiertas y cualquier otro elemento que pueda acumular polvo.

- Retira moqueta, alfombras, cortinas, tapices

- Limpia siempre cuidadosamente con aspiradores que tengan filtros de alta captación que evitan la diseminación de los ácaros.

- Limpia sin levantar el polvo, con un trapo húmedo o bien con bayetas especiales.

- Emplea productos acaricidas (eliminan los ácaros) sobre la tapicería.

- Limpia periódicamente el sistema de climatización y aire acondicionado (en particular las rejillas de salida). Puedes emplear algún producto contra los hongos para la limpieza y acoplar filtros de alta captación en la climatización.

 

La cocina y el baño

- Sobre todo no dejes expuestos alimentos que puedan descomponerse en el exterior del frigorífico.

- Mantén secos los alrededores de la ducha, la bañera y el baño en general.

Continúa leyendo