4 formas de mejorar tu cocina según los chefs

Si quieres remodelar tu cocina y ganar un poco más de espacio o simplemente poner un poco de orden, te contamos las claves para hacerlo correctamente.

Sigue estos cuatro consejos para tener una cocina más segura y profesional en casa. Apartment Therapy le preguntó a Sohui Kim, chef y propietaria de Inma en Brooklyn por cuatro soluciones rápidas para la mayoría de cocinas domésticas. 

1. Tira ese estropajo asqueroso. Kim advierte que un estropajo sucio es “una fiesta de gérmenes”. Intenta limpiarlo regularmente con agua caliente y lejía y reemplázalo cada pocas semanas. 
 
Para los estropajos, existen alternativas naturales ideales para usar. Los estropajos de plástico son una mala opción, ya que se estropean fácilmente y contaminan mucho. Por ello, te vamos a enseñar dos tipos de estropajos totalmente naturales y ecológicos de gran utilidad. Cada uno está indicado para un tipo de limpieza concreta, pero ambos son excelentes.

En primer lugar, tenemos el estropajo de luffa. La luffa es una planta originaria del sudeste asiático que suele emplearse como estropajo vegetal, aunque también se puede consumir. En países como Cuba, México o Vietnam se utilizaba tradicionalmente para la limpieza. Sin embargo, su uso se ha extendido cada vez a más países en los últimos años. Es un producto ecológico, natural y biodegradable. 

En segundo lugar, tenemos el estropajo de esparto. Un utensilio elaborado con fibras secas de la hierba del esparto y de otras plantas de la familia de las gramíneas. Este tipo de estropajo está indicado para los platos más sucios o cazuelas difíciles de fregar. Esto se debe a que está compuesta principalmente de fibras muy duras. No obstante, hay que tener en cuenta que el esparto no absorbe bien el agua, por lo que no es recomendable utilizarlo como primera opción, sino que es mejor usarlo para utensilios concretos. 

2. Afila tus cuchillos. Los cuchillos de afilados no solo dificultan el trabajo de preparación, también son peligrosos. Kim recomienda afilar tus cuchillos o aprender a afilarlos tú mismo. 
 
3. Menos es más. Es importante tener un espacio de trabajo limpio y ordenado. Retira todos los electrodomésticos u otras herramientas que se utilicen con poca frecuencia. 

Aprovecha los tarros para guardar las cosas de forma ordenada y sin utilizar tanto plástico. Si puedes, apuesta por la compra de los productos a granel. Es una forma de comprar ahorrando y sin dañar tanto el medio ambiente. Actualmente, casi cualquier producto tiene su versión ecológica, ya sea comida, cubertería o incluso, cubertería.

Una buena opción es comprar servilletas de tela. Solo necesitas lavarlas a mano o en la lavadora y usarlas tantas veces como necesites. Además, supone un gran ahorro para nuestro bolsillo porque no necesitas estar comprando cada poco y te hacer ser más consciente de tu propio consumo. 
 
4. Di no a las sartenes antiadherentes. Las sartenes antiadherentes pueden ser fáciles de limpiar, pero cuando empiezan a pelarse se vuelven peligrosas. En su lugar, prueba con una sartén de hierro fundido o revestida de cerámica. 

Continúa leyendo