Cómo puedes reducir el desperdicio de alimentos en tu cocina

Los restos de comida pueden ser un auténtico quebradero de cabeza, si no sabes cómo aprovecharlos. Te damos ideas para gestionar los desperdicios de forma más eficiente.

Así es como puedes reducir el desperdicio de alimentos en tu cocina. Desde restos en tablas de cortar hasta restos olvidados en el frigorífico todos desperdiciamos más comida de lo que creemos.

Te presentamos 15 cambios sencillos que puedes realizar para reducir el desperdicio de alimentos en tu cocina

Mantén tu lista de la compra breve y específica. Evita compras innecesarias, especialmente aquellos productos más caros. Para ello, planea tus comidas con antelación. Elabora un menú semanal para llevar un control de lo que comes y así puedas organizarte mejor. Si necesitas comer en el trabajo, un planning de las comidas puede ayudarte a comer bien también fuera de casa. 

Otro consejo es intentar consumir los alimentos por orden de caducidad. Si compras productos frescos como pescados, carnes o verduras, cocínalos según la fecha. En el caso de la carne y el pescado, hay que prestar especial atención, ya que comerlo en mal estado nos puede provocar una intoxicación. 

Asegúrate de que tu frigorífico se mantenga organizado y limpio. Utiliza los cajones para guardar cada cosa en su lugar. Recuerda almacenar correctamente los alimentos para que duren más. Utiliza recipientes de almacenaje específicos. Además, puedes mover estratégicamente los alimentos más viejos a la parte delantera del frigorífico y así no olvidarte de ellos. 

Si tienes sobras, reutilízalas para otros platos. Si te sobra arroz blanco, se puede agregar a un plato de legumbres como un potaje de lentejas o alubias. Reversiona tus recetas para no desperdiciar nada de comida. 

Lleva un registro de lo que tiras cada semana. No se trata de obsesionarte, sino que tienes que tomar conciencia de la basura que generas. Esto te motivará a reducir tus desechos y aprovechar más la comida que compramos.

Los restos de la tabla de cortar sirven para un caldo de verduras o un puré. Si no vas a utilizar todo el caldo de estas, resérvalo para cocer arroz. Esto dará muchísimo sabor a tu plato y de forma natural. 

Además de productos frescos, compra productos congelados de mayor duración. Muchos alimentos se venden en los supermercados al natural, aunque estén ultracongelados. Las bolsas de congelados son una ayuda para comer adecuadamente los días con menos tiempo.

Haz una donación a los bancos de alimentos de tu localidad con aquellos alimentos que no vas a consumir. Esos alimentos que no utilizarás podrán ayudar a muchas personas que lo necesitan. 

Comienza a compostar tus restos de comida o recíclalos para poder utilizarlo como energía.  

Los productos con la fecha de caducidad pasada no siempre están en malas condiciones o estropeados. Antes de tirarlos revisa si se puede aprovechar. Los alimentos con etiquetas de consumo preferentemente nos indican la fecha en la que pueden perder parte de sus propiedades, pero no significa que ya no esté bien para consumir. Aprovéchalos y no los deseches. 

Congela los alimentos que sabes que no usarás a tiempo, como frutas, carnes y pan. Muchos de ellos se conservan en excelentes condiciones en el congelador y podrán estar disponibles en cualquier momento que los necesitemos.

Por último, opta por porciones de comida más pequeñas para tener menos sobras. Utiliza vasos medidores para no excedeernos con nuestros platos de comida y ahorrar más dinero. 

Continúa leyendo