10 trucos para acertar con el look en una entrevista de trabajo

¿Vas a una entrevista de trabajo? Te damos consejos que te ayudarán a transmitir una buena imagen.

La imagen dice mucho de nosotros, por eso cuando te presentes a una entrevista de trabajo, ten en cuenta el look que predomina en la empresa (casual, serio) y arréglate conforme a ella. Te damos diez consejos infalibles.

1. Es muy importante elegir los colores adecuados: usar tonos oscuros como el azul marino o el gris es buena idea.  El negro, por el contrario, puede resultar demasiado serio. Si lo escogemos nos aseguraremos de llevar un color neutro cerca de nuestra cara para suavizar la imagen. 

2. Lleva ropa con la que te sientas cómoda pero siempre transmitiendo profesionalidad.

3. Los hombres llevarán siempre camisa y si la situación lo requiere llevará corbata. Las mujeres tienen más variedad para elegir: desde trajes y vestidos, hasta la combinación de pantalón y blusón es buena idea. Lo mejor es usar ropa más bien formal.

4. Los zapatos son un accesorio muy importante, deben de estar completamente limpios. Lo mejor es optar por unos zapatos cerrados o unos salones. Las sandalias, mejor prescindir de ella. Los tacones estilizarán tu figura y te darán seguridad, siempre que te sientas cómoda llevándolos.

5. Si te pones falda o vestido aunque sea verano, mejor llevar medias.

6. No lleves demasiados accesorios, unos pendientes y dos anillos serán más que suficientes.

7. Con respecto al maquillaje lo mejor es optar por un maquillaje natural, para no sobrecargar el look en exceso.

8. Los accesorios recomendados para los hombres son el reloj y el cinturón.

9. Es muy importante que la ropa este perfectamente planchada. Y siempre elige prendas con tejidos que no se arrugen a la primera de cambio.

10. Lleva una cartera o un bolso no demasiado grande, en el que debe caber el currículum (sin doblar). La cartera y el bolso son buenos complementos porque tendrán algo que sujetar con las manos mientras esperan y no las meterán en los bolsillos. Práctico, ¿no?

Continúa leyendo