Sasha Obama deslumbra en La Habana con un vestido de 300 euros

Analizamos el look de la hija pequeña del presidente norteamericano.  

A punto de cumplir los dieciséis años, Sasha Obama es ya toda una mujer. Así lo demostró a su llegada al aeropuerto José Martí de La Habana el pasado domingo por la tarde.

 

Consciente de la importancia que tenía este viaje, tanto para su familia como para Estados Unidos, la hija pequeña del presidente ha querido estar a la altura y ha elegido para la ocasión un favorecedor y juvenil vestido negro con bordados en blanco.

 

Muy pendiente de las últimas tendencias, Sasha es una niña a la que le gusta estar a la moda. Tiene un carácter diferente al de su hermana Malia, que por su edad suele convertirse con más frecuencia en el foco de atención.

 

A pesar de que su madre y su hermana eligieron diseños florares, muy apropiados para el clima caribeño de la isla y para marcar el inicio de la primavera y del florecimiento de las relaciones entre ambos países, Sasha prefirió ser la nota discordante. Ella se ha decantado por el negro.

Un vestido de la firma Shoshana cuyo precio está en torno a los 300 euros y que lo hace bastante asequible a la mayoría de los bolsillos. No ha ocurrido lo mismo con algunos de los vestidos que ha lucido su madre, que han costado casi veinte veces el salario medio anual de un cubano, lo que ha generado una enorme polémica.

El look de Sasha ha sido muy sencillo. La joven ha combinado el vestido negro, con largo por encima de la rodilla con bordados blancos y escote pico, con unas modernas zapatillas negras tipo slip-on  con suela blanca. La melena suelta y un sencillo cordón al cuello han puesto el broche final a un look perfecto.

 

Continúa leyendo