¿Es el choker una tendencia de veinteañeras? Demostramos que no