Vídeo de la semana

5 alternativas a una tarde de deberes

El 53 % de los niños españoles se sienten presionados por el exceso de tareas. ¿Y si aprendieran jugando? Existen distintas formas de reforzar el estudio de una manera lúdica.

Ell 53 % de los niños españoles se sienten presionados por el exceso de tareas, superando en 20 puntos la media mundial, según la OMS. Los alumnos españoles dedican de media 6,5 horas semanales a hacer deberes impidiéndoles disfrutar de su ocio. ¿Qué se puede hacer ante eso? Los educadores del colegio Brains International School de Madrid nos explican 5 planes alternativos a los deberes que deberían estar siempre presentes en los colegios y en las familias. 

1. Un buen libro

La lectura beneficia en muchos aspectos a los niños, potencia la creatividad, amplía los conocimientos y mejora la capacidad de concentración y retención de los niños. Además, crea un hábito de trabajo y de dedicación que les será útil en el futuro.

2. Ampliar las fronteras de los niños

Las actividades extraescolares tienen que ser vistas como un complemento vital a la educación de los niños: baloncesto, solfeo, natación o baile desarrollan sus habilidades y facilitan un aprendizaje que no se enseña en las aulas.

3. El juego, la obligación principal

Jugar en el parque o practicar un deporte en una cancha facilita el desarrollo cognitivo y emocional en muchos aspectos, entre los que destaca la capacidad de relacionarse con otros niños. Es por ello que el juego tiene que formar parte de su rutina diaria también fuera del patio de recreo y, a ser posible, al aire libre.

4. Usar actividades lúdicas como experiencia para el aprendizaje

Ir al teatro, a un museo, al zoo o simplemente dar un paseo por la ciudad son actividades excitantes que muestran a los niños otras realidades del mundo en el que viven. Estas actividades fomentan su curiosidad y les proporcionan una mayor capacidad de entendimiento.

5. Aprovechar el tiempo en familia

Pasar tiempo en familia, bien sea yendo al parque o haciendo manualidades los días de lluvia, estrechan lazos entre padres, hijos y hermanos. Establecer una rutina de cenar en familia, descansar viendo una película o contar un cuento a los niños antes de ir a dormir establecen lazos que perduran toda la vida.

También te puede interesar:
Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo