5 consejos para evitar que tu hijo se convierta en un adicto al móvil

Nos sorprende cuando nuestro hijo adolescente se pasa horas chateando por el móvil sin dirigirnos la palabra pero ¿hemos hecho algo para evitarlo? Enséñale a gestionarlo.

Nos sorprende cuando nuestro hijo adolescente se pasa horas chateando por el móvil sin dirigirnos la palabra pero ¿hemos hecho algo para evitarlo? Enséñale a gestionarlo.

Pedro García Aguado, coach del programa Hermano Mayor, y Francisco Castaño, profesor de educación secundaria especializado en chicos con problemas de comportamiento, explican en su último libro Aprender a educar 2 los problemas más habituales a los que se enfrentan los padres de hoy en día. En el tema de los móviles, los ordenadores y las redes sociales, hablan de  un chico de 22 años que dejó incluso de salir de su cuarto y se comunicaba con sus padres mediate WhatsApp. ¿Cómo se puede llegar a estos extremos? Estos dos expertos en educación lo tienen claro: si  no fomentas la maduración, si le consientes todo desde pequeño y no marcas en tu casa unos límites, unas normas y unos valores, será muy probable que te enfrentes a bastantes problemas en la adolescencia con tu hijo.

¿Cómo evitar que sea un adicto al móvil? Pedro García Aguado y Francisco Castaño nos dan las claves:

1. Normas con resultados

"En tu casa pones las normas que quieras, lo importante es que te den resultados", señala García Aguado. "Si a tu hijo le dejas un móvil pero no le pones unas normas estará 24 horas con él", apunta Castaño.

 

2. Límitale el tiempo

Cuando tenga su primer teléfono márcale unas horas de uso y a medida que vaya creciendo y observes que es más responsable flexibiliza estos horarios. 

 

3. Requísalo para dormir

No puede ser que la última conexión de tu hijo al WhatsApp haya sido a las 4 de la mañana. Establece una hora de la tarde-noche para que te dé el móvil y no se lo devuelvas hasta por la mañana. En casos extremos en los que el niño se niegue, los coach de Aprende a Educar 2 aconsejan cancelar el contrato del teléfono dutante tres días y dejarle sin linea.

 

4. Predicar con el ejemplo

Los padres no dejan de ser el espejo en el que se miran los hijos. Si tú comes con el móvil encima de la mesa, chateando y mirando Twitter mientras cenas, no puedes pedirle a tu hijo que él no lo haga o recriminarle esa conducta.

 

5. Enséñale desde pequeño

También es contradictorio el pedirles que no coman con el móvil si desde pequeño le has puesto los dibujos en el iPad para que no te montara un número mientras cenaba la verdura.

Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo