Vídeo de la semana

6 consejos para madres primerizas

Aquí tienes 6 consejos para facilitate la nueva rutina si acabas de tener un bebé por prinera vez.

Aquí tienes 6 consejos para facilitarte la nueva rutina si acabas de tener un bebé por prinera vez.

 

Cuando traemos a un hijo al mundo por primera vez es el momento en el que las mujeres nos encontramos más inseguras, porque se enfrentan a una situación de cambios totalmente nuevos en nuestras vidas. Por eso, Deanna Marie Mason*, experta en formación y prevención sanitaria en la infancia, nos ofrece estos 5 consejos que ayudarán las primerizas a disfrutar de su maternidad sin agobios.

 

1. Mantén una actitud positiva. Una mente positiva es lo primero para afrontar cualquier reto, y en el caso de la maternidad, con más motivo. Si mantienes la cabeza fría y las ideas claras, tendrás menos nervios y todo irá mejor.

 

2. Evita las presiones. O sea, haz oídos sordos a comentarios e influencias que consideres intrusivas. Es bueno dejarse aconsejar (puedes aprender otras formas de hacer las cosas), pero no permitas que dirijan tu forma de educar o criar a tu bebé.

 

3. Pide ayuda. Aunque tu opinión es la que debe prevalecer, si te sientes desbordada debes pedir ayuda. Hay momentos puntuales en los que la rutina te supera, y contar con un entorno que te apoye en lo necesario es clave para superar el día a día.

 

 4. Aprende a decir no. Desde que los niños son muy pequeños deben saber que no siempre pueden salirse con la suya y que no hay que darles todos los caprichos.

5. Establece un momento para cada actividad. Marca pautas para la comida, para los horarios de juego… así tu día a día de primeriza sera más sencillo. Si estableces rutinas desde que el recién nacido llega a casa, te organizarás mejor. 

 

 6. Haz que aprenda a dormirse con ruido. El bebé debe acostumbrarse, desde su primera noche en casa, a dormir con el sonido normal de un hogar (lavadora, una conversación entre los padres o el ladrido de un perro); ¡no intentes que todo esté en silencio! Este pequeño ruido no altera su sueño, sino que hace que empiece a familiarizarse con su entorno. De esta forma, las noches serán más fáciles para todos, y tendrás periodos de sueño más prolongados.

 

* Deanna Marie Mason es escritora y colaboradora en publicaciones científicas como Springer Publishing Company o la Royal College of Nursing Publishing Company. Recientemente ha publicado Qué hacer para que tu hijo no sea un imbécil.

Continúa leyendo