Cómo evitar la obesidad infantil

La falta de actividad física y unos malos hábitos alimentarios, como que tus hijos no desayunen o que les permitas tener televisión en su cuarto, son los factores que más influyen en la obesidad infantil.

Las causas

El consumo de bollería industrial y el sedentarismo, según el estudio realizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para prevenir la obesidad infantil, son al­gunos de los factores que más influyen en el sobrepeso de los niños. En nuestro país, casi un 40 % de los pequeños de entre seis y nueve años consumen galletas, pasteles y bollos todas las semanas, y un 41 %, patatas fritas y alimentos precocinados.

Esta suma de malos hábitos (dieta hipercalórica más falta de actividad) ha provocado que Espa­ña ocupe el segundo puesto (después de Reino Unido) en mayor índice de obesidad infantil en Europa.

La importancia del desayuno

Casi un 20 % de los críos españoles inclu­ye bollería en su desayuno y solo un 0,8 % incorpora una pieza de fruta.

Un niño debería ingerir por la mañana una o dos piezas de fruta, un lácteo y cereales. Se pude sustituir el cereal por pan, dado que es una buena fuente de hidratos de carbono, siempre teniendo en cuenta que cuantas menos harinas refinadas y azúcares tenga en su composición, más saludable será.

La bollería industrial no debería incluirse nunca en el desayuno. Solo el 3 % de los niños se alimentan bien antes de ir al colegio y un 15 % no ingiere ningún líquido.

Más ejercicio

El 25 % de los pequeños dispone de televi­sión o DVD en su habitación y un 13 %, de una consola. Según los expertos, este hecho es determinante en el aumento de la obesi­dad en nuestro país.

Debemos fomentar en nuestros hijos las actividades fuera de casa, así como la práctica de algún deporte, para que no pasen tantas horas delante de una pantalla. Para recorrer distancias cortas, por ejemplo, debemos prescindir del coche e ir caminando (y así concienciar a nuestros hijos): un 60 % de los escolares españoles que vive entre 1 y 2 km de distancia de su centro de estudio van en automóvil al centro en lugar de andando.

Por otra parte, la falta de tiempo hace que se abuse de la comida rápida. Cada vez es más frecuente que los padres sigan en el trabajo cuando los niños llegan de la escuela y no haya nadie que les controle ni lo que comen ni el tiempo que pasan frente al televisor.

Sus efectos en la salud

Lejos de ser un problema estético, la obesidad infantil está asociada con una mayor prevalencia de factores de riesgo de enfermedades como la prediabetes, la diabetes tipo 2, la hipertensión, el asma e incluso los trastornos del sueño.

Además, los niños y niñas con exceso de peso tienen peor autoestima (lo que les afecta muy negativamente en su etapa adolescente) y mala calidad de vida. Por otro lado, un niño con sobrepeso tiene un mayor riesgo de padecerlo también en su etapa adulta.

La obesidad infantil es un importante problema de salud pública a nivel mundial. En el caso de Europa, y siguiendo los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el porcentaje de niños obesos se encuentra entre el 6 y el 26,6 % en los niños y del 4,6 al 17,3 % en las niñas de 6 a 9 años. En España, es del 18,1 %.

¿Qué es el estudio Aladino?

En el informe Aladino 2015 se preguntó por los hábitos alimenticios a más de 10.000 niños de edades comprendidas entre los 6 y 9 años, en 165 centros escolares de todas las Comunidades Autónomas de España. Es la respuesta del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad frente a las cifras de obesidad en nuestro país.

Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo