¿Cómo negociar con tu Hijo?

¿Tienes la sensación de vivir en un constante tira y afloja con tus hijos? Negociar, llegar a acuerdos, puede ser muy útil para evitar conflictos y discusiones.  Lo primero, como apunta la psicóloga infantil Mª Carmen Bejarano, es tener bien claro que no consiste en ganar o perder: "Que nos hagan cambiar de idea no significa estar perdiendo, sino llegar a un acuerdo en el que ambos salimos ganando". Y eso es lo que los padres deben transmitir a los hijos.
¿Cómo negociar con ellos? Lo importante  es hacerles razonar por qué han de hacer lo que se les pide. "Es importante hacerles ver que el cambio de una cosa por otra mercerá la pena. El 'porque te lo digo yo y punto' sólo funciona de forma inmediata, por temor, pero no generará los cambios en su conducta deseados a medio y largo plazo. Al negociar se consigue que el niño se sienta parte implicada y no sólo receptiva de órdenes: se le refuerza como persona.
No siempre se puede alcanzar (ni es necesario) el consenso en una negociación. A veces los padres deben tomar una decisión, pero siempre -antes- se ha de escuchar su punto de vista, qué siente, qué opiona. Debe sentirse escuchado.
Claves para acertar:
-Escucharles. Los niños deben saber que no todo es negociable, pero -lo mimos que xisten normas- deben tener la oportunidad de opinar.
-Propuestas positivas. Es mejor expresar nuestros deseos de forma positiva porque no se consigue lo mismo. Por ejemplo: no se conseguirá lo mismo diciendo "Si te comes todo, podrás ver la tele un rato" que "Si no te lo comes todo, de tele nada".
-Que propongan. Con 9 o 10 años los niños ya son caapces de razonar bien y de proponer cosas. Si se les tiene en cuenta, se sentirán más responsables.
-Buscar respuestas positivas. Es bueno expresar las peticiones de tal forma que su respuesta tenga que ser positiva; es decir, darle a elegir. Negociamos una cosa y es él el que elige: eso ha de sentir. Por ejemplo: "¿Qué prefieres poner los platos o los cubiertos" es mejor que decirles "Pon la mesa ahora mismo".

Continúa leyendo