Cuándo llevarle al logopeda

3 minutos

Un niño tarda varios años desde que balbucea sus primeras palabras hasta que habla correctamente. Ser capaces de detectar si nuestro hijo tiene un problema en el habla y tratarlo a tiempo será decisivo en su recuperación.

También te puede interesar: Educar para todos
Logopeda

Cuando nuestros hijos tienen uno o dos años, hasta nos hacen gracia sus equivocaciones al hablar. Sin embargo, conforme van cumpliendo años, empezamos a agobiarnos si los pequeños no pronuncian todas las sílabas correctamente. ¿Cómo saber entonces si se trata de cierta inmadurez en el habla o de un problema que debemos tratar con un especialista?

Las causas

Los motivos por los que un niño no pro­nuncia correctamente ciertas palabras pue­den ser muy diversos, desde la inmadurez neuromuscular a problemas anatómicos o estructurales de la boca, como el frenillo sublingual limitante, paladares estrechos y profundos o problemas de tamaño del velo del paladar.

En algunas ocasiones la inma­durez psicológica (el exceso de protección de las familias) también conduce a un habla infantilizada.

Motivos de alarma

Debemos consultar al pediatra cuando un bebé no reacciona ante los ruidos o se aprecia una falta de interés comunicativo a partir de los cuatro o cinco meses, si por ejemplo existe ausencia de balbuceo o no está atento a la estimulación de los padres.

"Si a la edad de dos años y medio el niño no emite palabras y a los tres habla todavía muy poco o con un lenguaje poco inteligible también debemos alarmarnos", explica la logopeda y pedagoga María Teresa Schüller.

Lo que nos tiene que llamar la atención es si el niño se bloquea al hablar, que no debe confundirse con el llamado 'tartajeo especulativo' (la limitación de los niños alrededor de dos años para articular las palabras a la velocidad que elaboran los pensamientos). En esta etapa, es normal que el pequeño realice repeticiones de sílabas o palabras.

Difíciles de pronunciar

Los niños van adquiriendo progresivamente los sonidos del habla. El último en adquirirse es la erre fuerte y los grupos consonánticos de erre y ele (primo, clara).

Se considera que puede ser normal no pronunciar la erre hasta la edad de cinco o seis años, pero cuando el niño comienza a guturalizar (pronuncia la erre como la francesa) antes de esta edad, se aconseja acudir al logopeda por si hubiera algún problema.

El tratamiento

Los problemas en el habla se resuelven más fácilmente si se tratan en la infancia. Para la rehabilitación el logopeda utilizará diferentes ejercicios: isotónicos (pasivos), isométricos (con resistencia) o de contrarresistencia, siempre seleccionados y ejecutados en función del problema específico que tenga cada paciente. Además, incluirá técnicas para lograr la producción del modo, el punto y el tipo de sonoridad del fonema que el paciente no pronuncia.

En el caso de los trastornos de la voz en niños, en ocasiones se logra también una recuperación total y la vuelta a la normalidad de la voz. En otras, se logra modificar factores tanto internos como externos que inciden en su patología vocal.

Cuando se tratan niños con trastornos espectro autista o con discapacidades cognitivas, los tratamientos son diferentes en función del tipo de problema. Se trabaja la comunicación, la estimulación del lenguaje y las habilidades auditivas.

Etiquetas: Educación niños, Hijos

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS