Deporte y buenos hábitos

El deporte es un gran ejemplo de vida y un medio excelente para que los niños aprendan valores y hábitos saludables. Y es que practicar una disciplina deportiva como el fútbol o el baloncesto ayuda a los menores a mejorar sus resultados escolares y su actitud hacia la escuela, a pasar menos horas delante de la televisión y a acostarse más temprano durante la semana, según un reciente estudio de ESADE sobre las Escuelas Deportivas Danone (EDD), un proyecto de integración social a través del deporte dirigido a niños y niñas de entre 6 y 12 años de barrios social y económicamente vulnerables, que promueven Compromiso Social Danone y la Asociación de Deportistas para una Infancia Mejor (ADDIM).

MÁS SANOS Y RESPETUOSOS
El estudio que mide los resultados de esta iniciativa muestra también que, integrando el deporte en sus vidas, los niños y niñas están más sanos porque mejoran sus hábitos alimentarios: comen más fruta y verdura, consumen más productos lácteos y sus desayunos son más variados. Asimismo se observan beneficios en los hábitos de higiene (aumenta la frecuencia con la que se lavan los dientes y se asean para ir al colegio) y en la actitud: son más respetuosos con los rivales, profesores, monitores y padres. También se pelean menos y muestran menos actitudes racistas. El paso por las EDD les ayuda, por lo tanto, a ser mejores ciudadanos en todos los ámbitos de su vida.

UNA INICIATIVA RECONOCIDA
La labor de las Escuelas Deportivas Danone, que ya fue reconocida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en el año 2012 con el Premio NAOS en la categoría de promoción de la actividad física en el ámbito escolar, ha sido premiada en 2014 con la Real Orden del Mérito Deportivo, un reconocimiento del Consejo Superior de Deportes, por su labor en la promoción del deporte y de hábitos de vida saludables en la infancia.

10 AÑOS DE VALORES
Las Escuelas Deportivas Danone (EDD) acaban de cumplir su décimo aniversario. A lo largo de la década, han participado en ellas más de 7.000 niños y niñas. Los pilares de este proyecto son el apoyo escolar, la educación en valores y hábitos saludables y el entrenamiento de fútbol y baloncesto. En diez años, han contribuido a reforzar el papel de los centros escolares en los que está presente esta iniciativa y se ha conseguido un cambio de comportamiento de los niños en el rendimiento escolar y en las relaciones entre alumnos y también con sus familias y amigos.

Por: Raquel Mulas

Continúa leyendo