Vídeo de la semana

¿El nombre condiciona nuestra personalidad?

La importancia del primer ‘regalo’ que hacemos a nuestros hijos.

En cuanto se conoce la noticia de que un bebé viene en camino, una de las primeras cosas por las que nos interesamos es por conocer cómo se llamará. Y es que el nombre es fundamental en la vida de una persona, por lo que diversos expertos apuntan que influye en nuestra personalidad.
Recientemente conocimos el caso de los padres que iniciaron una batalla legal para que les permitiesen llamar Lobo a su hijo. Estos padres defienden que es un nombre que transmitirá fuerza y valentía a su hijo, frente a los que lo consideran un nombre peyorativo que solo le va a acarrear problemas en el colegio.
Cuando ponemos a nuestro hijo un nombre que está de moda, sabemos que no va a ser objeto de burla, pero lo tendrá que compartir con varios de sus compañeros. Así, el nombre irá acompañado de una característica suya como ‘el moreno’ o ‘el alto’ o, incluso, de un apodo. Esto podría influir en que el niño busque en su identidad las cualidades que le diferencian de los demás.

Si le ponemos el nombre de un antepasado, o de un personaje histórico, el niño o niña podría interesarse por la vida de esa persona e intentar parecerse en su personalidad o aspecto físico. Algo parecido ocurre si le ponemos el nombre de nuestro ídolo, en cuyo caso, la presión por parecerse a él podría resultar insoportable en el pequeño.
Un nombre original puede estimular el gusto por la singularidad en nuestros hijos, aunque siempre es preferible evitar los que son excesivamente largos, difíciles de pronunciar o blanco fácil para los bromistas.

Continúa leyendo