Vídeo de la semana

Enséñale a estudiar

Conseguir que este curso tu hijo apruebe con nota pasa por que cambie sus hábitos de aprendizaje. Dedicarle a las materias periodos cortos, en varias sesiones y todos los días, es más efectivo que centrarse únicamente en estudiar en épocas de exámenes.

Conseguir que este curso tu hijo apruebe con nota pasa por que cambie sus hábitos de aprendizaje. Dedicarle a las materias periodos cortos, en varias sesiones y todos los días, es más efectivo que centrarse únicamente en estudiar en épocas de exámenes. Es importante inculcar a nuestros hijos que la memoria trabaja mucho mejor y es más eficaz cuando los contenidos se van asimilando poco a poco, en varios días.

"Tratar de hacerlo todo el mismo día sin duda influirá negativamente en los resultados que pretendemos obtener. En la agenda semanal de un alumno bien organizado cabe todo: estudio, tiempo libre para salir, hobbies y hasta un poco de tiempo para aburrirse. En la de uno mal organizado nunca cabe nada", explica Jerónimo García Ugarte, miembro del consejo asesor de AulaPlaneta

Adió a los atracones

Una de las claves fundamentales para conseguir que nuestros hijos mejoren su rendimiento académico está en la organización de su tiempo de estudio, explica el profesor Jerónimo García Ugarte. Ayudarles a crear hábitos de trabajo en casa, independientemente de la carga de deberes que tengan cada día, evitará que su motivación hacia el estudio no aparezca únicamente cuando hay un examen o deberes que deben presentar. Nuestra memoria trabaja mucho mejor cuando los contenidos se van asimilando poco a poco: atendiendo en clase, leyendo los apuntes, subrayando después lo más importante o practicando los ejercicios vistos y, finalmente, memorizando.

 

Seguir un método

El momento del día que se dedique al estudio es importante. Según el psicólogo estadounidense Art Markman, quien estudia a altas hora de la noche suele sacar peores notas que quien lo hace por la tarde. Un área exclusiva para el estudio en un espacio ordenado facilitará también la concentración. Apagar el móvil para evitar chatear o contestar mensajes hará que nuestro hijo dedique así su tiempo a una sola tarea: la del aprendizaje. La dieta también es importante: cuando se estudia es recomendable comer tentempiés saludables. Además, si es fin de semana, conviene hacer una siesta para despejar la mente y salir a dar un paseo después de una sesión de esfuerzo para reducir el estrés.

 

Es importante repasar

No basta con estudiar una sola vez. Como se explica en el libro Ayuda a tus hijos con las técnicas de estudio (Editorial Penguin Random House), repasar de forma regular lo que se ha estudiado ayudará a que se recuerde mejor. En este sentido, es muy recomendable que tu hijo se habitúe a preparar fichas de repaso que incluyan un resumen de lo que ha estudiado con palabras clave, esquemas o diagramas. Releer estas fichas de forma regular le ayudará a memorizar el tema.

 

¡Anímalo!

Es fundamental que mantengamos una actitud tranquila y positiva frente a nuestro hijo. Aunque el año pasado no le fuera bien, hay que demostrarle que confiamos en él y transmitirle la seguridad de que este año será diferente. Siempre debemos expresarle más valoraciones positivas que negativas. Si en la realización de un trabajo o un examen ha tenido más fallos que aciertos, debemos utilizar el llamado 'método sándwich': mencionar primero lo que ha hecho bien, continuar comentándole lo que necesita mejorar (centrándonos en lo principal) y terminar con algún otro elogio.

 

Hazle responsable

Los padres podemos apoyar y resolver pequeñas dudas que les puedan surgir con los deberes, pero en ningún caso debemos hacerlos por ellos. Corresponde a nuestros hijos comprometerse y trabajar a fondo para conseguir los objetivos académicos marcados. Como padres podemos controlar el tiempo que dedican diariamente a sus tareas (un poco cada día) y, si es necesario, estructurar o cambiar otras actividades que realicen por las tardes para poder cumplir con ese tiempo de estudio. También debemos concienciarles para que aprovechen el tiempo que pasan en la escuela: un alumno que atiende en clase disminuye las horas que necesita en casa para estudiar

Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo