¿Quieres que tus hijos estudien mejor? Descubre el poder del incienso

Los aromas pueden ayudar a que los niños se relajen y estudien mejor.

Muchas de nosotras tenemos una lucha constante en casa. Y es que nuestros hijos se distraen constantemente y no logramos que se concentren en los estudios más de un minuto. Seguro que hemos probado varias fórmulas para incentivar su aprendizaje y que obtengan mejores notas, pero no han resultado para nada efectivas.

Por ello, proponemos que el estudio de nuestros pequeños esté asociado a diferentes aromas que despierten sus sentidos. Y, para ello, no hay nada mejor que el incienso, con el que podemos hacerles recordar fácilmente la lección estudiada.

Según varios expertos, para los niños más pequeños son más efectivos los olores relacionados con sus frutas preferidas. Un ejemplo es la mandarina o los frutos rojos, que pueden ayudarle a estimular sus sentidos y concentrarse más fácilmente.

Por otro lado, para los niños más mayores, que tienen que pasar más tiempo asimilando la teoría, son más efectivos aromas estimulantes como el de la menta, que favorece en gran medida que nuestro hijo aguante más tiempo delante de los libros.

Además, el incienso con olor a canela también se ha consolidado como uno de los más prácticos, sobre todo porque disminuye los niveles de ansiedad y ayuda a que los conocimientos se asimilen más rápidamente.

Además, los expertos han añadido que este método es aún más efectivo si cabe si usamos un aroma distinto para cada asignatura. Así, nuestros hijos relacionarán cada temario con un olor distinto durante sus exámenes y obtendrán un mejor resultado.

Continúa leyendo