Las inteligencias múltiples en el aula

AulaPlaneta propone algunas pautas para aplicar la teoría de Howard Gardner en el aula.

AulaPlaneta propone algunas pautas para aplicar la teoría de Howard Gardner en el aula. La teoría aplicada a la educación nos plantea utilizar estrategias diferentes, personalizadas y adaptadas en función de la inteligencia predominante en cada alumno o aquellas que se desee potenciar.

 

1. Valorar las inteligencias de los alumnos

Es importante conocer qué inteligencias predominan en los alumnos, cuáles trabajan habitualmente y cuáles tienen menos activas. Es una información que el docente debe investigar previamente para actuar al respecto en dos direcciones: llegar mejor a ellos incidiendo en la inteligencia que tienen más desarrollada y trabajar específicamente el resto para que también las desarrollen. Existen algunos tests a modo de cuestionario para los alumnos que pueden ayudar.

2. Diversificar los contenidos y las estrategias

Tradicionalmente, en las aulas los contenidos y estrategias se centran en la inteligencia verbal y la visual-espacial, porque se transmiten los conocimientos a través de la palabra y la vista. Sin embargo, es importante que el docente prepare la clase, establezca sus estrategias de enseñanza y diseñe los materiales o las actividades de modo que se trabajen todas las inteligencias. Para ello, AulaPlaneta propone optar por un tratamiento transversal de los contenidos, enfocándolos desde diversos ángulos y transmitiendo estos puntos de vista a los alumnos. 

3. Innovar en las metodologías

Las nuevas metodologías son un instrumento muy interesante para trabajar las inteligencias múltiples de forma más completa y eficaz. El aprendizaje colaborativo, el trabajo por proyectos, la gamificación o la flipped classroom permiten desarrollar las inteligencias de forma integral. Por ejemplo, al trabajar de forma colaborativa, los alumnos desarrollarán la inteligencia interpersonal e intrapersonal y cada uno aportará sus fortalezas y aprenderá de las del resto. 

4. Apostar por el aprendizaje activo y real

La mejor forma de ejercitar las inteligencias múltiples es hacerlo de forma práctica, es decir, aprender haciendo. Para ello, aulaPlaneta recomienda diseñar y buscar actividades que trabajen todas las inteligencias y, además, lo ideal es que el aprendizaje esté asociado a situaciones y problemas reales, para que el trabajo de los alumnos sea realmente significativo. La caja de herramientas de David Lazear, experto en inteligencias múltiples, es un instrumento muy útil.

5. Utilizar las TIC

Las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen la posibilidad de utilizar múltiples lenguajes, herramientas y soportes para la exposición de contenidos y preparación de las clases, como docente, y también para la adquisición de conocimientos por parte de los alumnos.

6. Evaluar desde las inteligencias múltiples

En ocasiones el fracaso escolar está muy relacionado con la forma de enseñar y la forma de evaluar, que no siempre se adecuan a las necesidades de cada niño, y aplicando la teoría de las inteligencias múltiples se puede solventar este problema de enfoque. Para ello, tanto en el proceso de aprendizaje como en la evaluación se deben proponer diversos tipos de actividades, ejercicios, pruebas, intercambios de opiniones y evaluaciones para que los alumnos dispongan de múltiples oportunidades y enfoques para aprender y para demostrar lo aprendido.

Continúa leyendo