Le acosan en el cole

Supernanny te dice qué hacer ante un caso tan grave como este.

Pedro acaba de contar a sus padres el horror que está viviendo en el colegio. Ellos se sienten impotentes antes el sufrimiento de su hijo. ¿Qué pueden hacer para resolver la terrible situación? La psicóloga Rocío Ramos-Paúl les da unas pautas de actuación.

 

Cómo actuar

En opinión de la psicóloga Rocío Ramos-Paúl, la televisiva Supernanny, "cuando un joven es víctima de acoso escolar o bullying, hay que ayudarle a levantar de nuevo la parte de su vida que se ha venido abajo. En casa, dándole todo el apoyo emocional que necesita; y en el colegio, protegiendo al niño y sancionando las conductas violentas de los otros".

 

Señales de maltrato

• Se vuelve irascible, introvertido, triste, y llora sin motivo aparente.

• Quiere dejar cualquier actividad que suponga relacionarse en grupo, incluido ir a clase. Se va aislando socialmente por miedo.

Baja el rendimiento escolar. Se queja de que no se concentra.

• Llega a casa con la ropa deteriorada, falta de material, heridas. Tiene dolor de tripa, de cabeza por la mañana y alteración del sueño.

Así aplica la violencia el acosador

El acoso se da en situaciones en las que no hay adultos presentes.

Intimidación: busca provocar miedo (porque de eso se alimenta el acoso) con amenazas, empujones en la escalera, insultos en el recreo...

Aislamiento social y hostigamiento: le dicen “tú no”, habla y nadie le responde o le ridiculizan convirtiéndole en la diana de todas las burlas.

Manipulación social: un cotilleo, un error, algo que se le atribuye a la víctima sea verdad o no.

 

Intervención de los padres

Para poner fin a esta situación es necesaria siempre la intervención de los adultos. Cabe recordar que la víctima ya ha intentado solucionarlo y tiene la experiencia de que, haga lo que haga, las cosas no cambian.

El mensaje de los padres será: “Tú no eres responsable de esta situación, son los que te agreden los que actúan mal. Has hecho bien en contárnoslo, ahora podemos buscar soluciones”.

Con estas palabras queda claro: que no está solo, que no tiene culpa de nada y que vais a buscar remedios.

 

Plan de acción

1. Notificarlo al colegio. Pondrá en marcha el protocolo de intervención (cada Comunidad tiene el suyo): más control en los tiempos de patio, en las entradas y salidas del centro, en los baños y espacios donde los alumnos están solos; fomento de juegos en grupo bajo supervisión de adultos; creación de un espacio anónimo para que los alumnos puedan contar cualquier acto de acoso (buzón o teléfono) o trabajar en tutorías habilidades sociales, rechazo a la violencia...

2. Trabajar con la víctima. Acompañarla allí donde el acoso es más frecuente (entrada y salida del colegio, en el recreo). Cuando la amenacen, usar la indiferencia (no contestar, simplemente irse). Buscar grupos nuevos donde desarrolle actividades que le gusten para hacer amigos y recuperar la autoestima minada.

 

Qué aprendemos

La psicóloga Rocío Ramos-Paul explica que "es muy importante tener claro que el niño que es víctima de acoso no es diferente del grupo pero, sobre todo, que no es responsable de su acoso. En el caso que nos ocupa, los padres de Pedro sabrán que su hijo está remontando la situación cuando vean que hace amigos nuevos y se integra en grupos en los que se siente a gusto. La experiencia de éxito social y el aumento de su capacidad de control sobre las situaciones de relación con iguales contribuirán a que recupere la autoestima perdida".

Continúa leyendo