Lo que aprenden jugando a los disfraces

El Carnaval es una de las fiestas favoritas de los niños. Por un día pueden convertirse en los héroes que siempre han soñado, en sus personajes favoritos, ser aquellos en quien quieren convertirse de mayores.

El Carnaval es una de las fiestas favoritas de los niños. Por un día pueden convertirse en los héroes que siempre han soñado, en sus personajes favoritos, ser aquellos en quien quieren convertirse de mayores.  ¿Quieres saber lo que pueden aprender al disfrazarse?

 

Para aprender conocimientos y socializar

Princesa, bombero, médico, superhéroe, policía…. Con los disfraces los niños pueden convertirse en aquello que desean y aprender, sin darse cuenta y de forma divertida, conocimientos, normas y comportamientos imprescindibles que a lo largo de los años les irán formando para su vida adulta, recuerdan en la Fundación Crecer Jugando.

Imitando los comportamientos que ven reflejados en su personaje, a través del juego simbólico, los más pequeños interactúan con otros niños creando situaciones imaginarias en las que adquieren diversas responsabilidades y roles, desarrollando su pensamiento abstracto, la socialización y la atención.

 

Disfraz: un buen compañero de juegos

Como apuntan los expertos, es a partir de los 3 años cuando los pequeños desarrollan su sociabilidad y revelan sus sentimientos durante el juego, y a partir de los 6 cuando son capaces de imaginar y crear nuevos mundos.

Por ello, en estas edades el disfraz puede convertirse en uno de los mejores compañeros de juego y en un buen aliado para crear nuevas aventuras.

Comprar disfraces con seguridad

Gran parte de la demanda de disfraces de cada año viene marcada por los principales estrenos de cine, ya que los niños desean convertirse en sus personajes favoritos.

En todo caso, como cualquier juguete, los disfraces dirigidos a niños de entre 1 y 14 años, deben cumplir con unos requisitos de seguridad necesarios para garantizar que el juego no entrañe ningún riesgo para el niño. 

Las recomendaciones a tener en cuenta para elegir el disfraz son:

1. Que el disfraz lleve el marcado CE, con el que el fabricante declara la conformidad con la legislación aplicable, como la no inflamabilidad de los tejidos o la composición química de los cosméticos. 

2. Comprobar que no hay cordones que puedan hacer lazo cerca del cuello o cabeza, y que las máscaras que cubran completamente la cabeza tengan un área de ventilación suficientemente grande para evitar cualquier riesgo de asfixia.

3. Aquellos disfraces que simulan equipos de protección (cascos, gafas…) deben advertir de que el producto no ofrece protección real.

4. En cuanto a los maquillajes de Carnaval, estos deben incluir la descripción de los componentes, fecha de caducidad y datos de contacto del responsable del producto.

Continúa leyendo