Los beneficios de la leche materna en prematuros

La alimentación de estos bebés con leche de la propia madre reduce la incidencia, severidad y riesgo de muchas enfermedades.

La leche de la propia madre cuenta con unas características a nivel bioactivo y de composición que actúan de manera muy positiva en la prevención de enfermedades, crecimiento y desarrollo para los bebés prematuros en la UCI. Así lo ha trasladado la doctora Paula Meier, investigadora del Rush University Medical Center de Chicago (Illinois, Estados Unidos), en un encuentro realizado por Medela.

Los bebés en la Unidad de Neonatos se benefician de la leche de la propia madre para reducir la incidencia, severidad y riesgo de numerosas enfermedades, como la enterocolitis necrosante (NEC), septicemia de inicio tardío, enfermedades pulmonares crónicas, retinopatía del prematuro, rehospitalización después del alta en UCIN y problemas del desarrollo neuronal en la infancia. A este respecto, Meier ha destacado que la leche de la propia madre cuenta con factores como inmunoglobulina A secretora (potente anticuerpo frente a virus y bacterias), altas concentraciones de lactoferrina (un antibacteriano, antiinflamatorio, inmunomodulador y prebiótico vinculado con la reducción de la NEC y septicemia), interleucina 10 (proteína que previene lesiones arterioescleróticas) y CD14 soluble, que refuerza el sistema inmune.

Bancos de leche materna

La evidencia clínica ha demostrado los beneficios de la leche humana, tanto de la leche de la propia madre como de la leche donada, frente a otras opciones alimentarias como la leche de fórmula. No obstante, en su estudio, Meier compara los dos tipos de leche humana y plantea, además, la necesidad de diferenciar la utilización de una u otra cuando se realicen futuros estudios sobre los beneficios en bebés prematuros.

La leche humana donada sigue un proceso de pasteurización que impacta en su composición y bioactividad, entendida esta última como las propiedades de la leche materna que pueden promover la buena salud del niño prematuro. Además, hay otros factores que pueden afectar a estas propiedades como son el periodo de lactancia en el que la leche es producida, el momento en el que la leche donada sustituye a la de la propia madre, y el proceso de congelación que es inherente al proceso de almacenamiento y procesado de la leche humana donada y que mata más células que la refrigeración. Por ejemplo, el proceso de pasteurización sumado al refuerzo bovino que ha de añadirse, reducen la concentración de lactoferrina en la leche humana donada.

Futuras investigaciones

Estos son algunos de los motivos que llevan a Meier a plantear la necesidad de que en futuros estudios de investigación se diferencie claramente cuándo los bebés ingresados en las UCIN del hospital son alimentados exclusivamente con leche de la propia madre, cuándo con leche humana donada y cuándo utilizan una alimentación mixta y en qué proporciones para obtener conclusiones mucho más precisas.

También te puede interesar:
Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo