Manual de instrucciones para padres

¿Lo estaré haciendo bien? ¿Debería dedicarle más tiempo? ¿Lo mimo demasiado? A todos los padres nos surgen dudas respecto a la educación de nuestros hijos , y es que no es tarea fácil. Aquí tienes un breve 'manual' de instrucciones.

¿Lo estaré haciendo bien? ¿Debería dedicarle más tiempo? ¿Lo mimo demasiado? A todos los padres nos surgen dudas respecto a la educación de nuestros hijos, y es que no es tarea fácil. Aquí tienes un breve 'manual' de instrucciones.

 

¿Me estaré equivocando?

Día a día surgen situaciones y conflictos con los hijos que nos hacen plantearnos si es correcta la educación que les estamos dando. Educar no es fácil y no existen fórmulas mágicas, pero sí algunas reglas básicas que se pueden aplicar. Incluso en ocasiones creemos que su educación se nos escapa de las manos y surgen dudas: ¿lo estoy haciendo bien?. Los problemas continúan a medida que los hijos van alcanzando diferentes etapas en su desarrollo.

Los padres somos el modelo

Ser padres engloba muchos aspectos: ofrecerles un hogar, educación y cuidados permanentes… Tenemos que estar atentos a los cambios de nuestros hijos y siempre en alerta ante cualquier problema por pequeño que parezca, ya que para ellos puede ser algo de mayor magnitud. El niño tiene su mundo propio pero su manera de ver la vida la aprende al observarnos a nosotros. Los padres somos su modelo de referencia y debemos proporcionarles un ambiente feliz, donde se desarrollen rodeados de cariño y confianza.

Pautas básicas

Debemos ofrecerles una educación abierta al diálogo, crear un ambiente de respeto y enseñarles a crecer seguros de sí mismos con la confianza de que pueden contar con nosotros siempre que quieran. Necesitan de nuestro tiempo: compartir juegos, ayudarles en los estudios, escucharlos… Tienen que sentir que para nosotros son lo más importante y, aunque dispongamos de pocas horas al día, los momentos que pasemos con ellos debemos implicarnos al cien por cien.

Confiar en ellos

Cuando hayan crecido lo suficiente es imprescindible que confiemos en ellos: dejar que tomen sus propias decisiones, aunque se equivoquen, y hacer que se vayan haciendo seres independientes y autónomos.

Continúa leyendo