Mejora su rendimiento escolar

La coach y colaboradora de aulaPlaneta y Superpadres.com, Samantha Biosca nos propone algunos hábitos saludables para trabajar con los niños y adolescentes.

Mejora su rendimiento escolar

La coach y colaboradora de aulaPlaneta y Superpadres.com, Samantha Biosca nos propone algunos hábitos saludables para trabajar con los niños y adolescentes.

 

Alimentación

 

La dieta de nuestros hijos tiene que ser variada y equilibrada. Debemos intentar que prueben cosas nuevas ya que el gusto se educa. La fruta y la verdura deben aparecer diariamente en su dieta; la carne y el pescado por partes iguales y, sobre todo, debemos enseñarles a beber mucha agua y de manera continua a lo largo del día. “Este es uno de los hábitos más importantes de nuestra dieta, los seres humanos somos un 70% de agua, así que poco más hay que decir al respecto”, explica Samanta Biosca. Además, intenta al menos hacer una comida al día con tus hijos.

Descanso

 

Dormir las horas necesarias y descansar bien es una de las rutinas que mejor ayudan en los estudios. “Si la cabeza no obtiene su merecido y placentero descanso, después no funciona como debe”, dice la coach. Así que iremos adaptando los horarios (que deberían ser también siempre los mismos, o sea ir a dormir siempre a la misma hora) a las edades de nuestros hijos. La hormona del crecimiento se activa cuando duermen, de ahí que los bebés y los niños pequeños deban dormir muchas más horas. 

Rutina

 

No hay nada mejor para el estudio que asentar unas bases rutinarias. La colaboradora de aulaPlaneta y Superpadres.com destaca el orden y la rutina. “Si empezamos con esta disciplina de bien pequeños tenemos mucho ganado. No se trata de ser robots pero sí de que ellos vean que hay un tiempo para cada acción”, explica. Por ejemplo, cuando un niño o niña tiene 6 años y empieza a lee, se puede marcar que cada día lea 10 minutos. Sólo son 10 minutos, pero conseguiremos que vaya creciendo el hábito y el gusto por la lectura.

Actividades extraescolares

 

La actividad física es básica tanto para el cuerpo como para la mente. Todos los niños deberían hacer por lo menos una hora de actividad física al día. Por tanto “si no hacen alguna extraescolar física, debemos potenciar el juego activo (bici, patines, correr por el parque, bailar en casa con los juegos de la consola...)”, afirma la coach.

Trabajar su inteligencia emocional

 

Cada vez más sabemos que las emociones influyen en nuestro rendimiento, así que hay que buscar la manera de trabajar las emociones positivas en nuestros hijos. “Cuando hablo con adolescentes que han tenido malos resultados en el instituto, muchos de ellos me hablan de baches emocionales y de épocas de tristeza o ansiedad”, afirma.

 

“Y muy importante: explicar los beneficios de los hábitos que están adquiriendo es parte básica de su aprendizaje”, concluye.

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS