Vídeo de la semana

Mi hijo no quiere ir al cole, ¿qué hago?

La calma y las rutinas pueden ayudarte a solventar el problema.

La vuelta al cole es uno de los momentos más cruciales del año para los niños y adolescentes. Pero en el caso de los más pequeños puede convertirse en un auténtico drama, tanto para ellos, como para sus padres.
Es algo habitual en niños de educación infantil que los primeros días de colegio se muestren más rebeldes y desobedientes que de costumbre. Lloros, gritos, no querer vestirse o desayunar suelen ser problemas cotidianos en las dos primeras semanas de escuela.
Aunque estos comportamientos suelen desaparecer por sí solos una vez que tanto padres como hijos entran en la rueda de la rutina, es recomendable armarse de paciencia y mantener la calma para no prolongar innecesariamente este comportamiento. Castigar al pequeño por no querer ir al colegio no es la solución, al igual que tampoco lo es sobornarle con premios por ir sin rechistar. Hay que averiguar las causas que lo producen y hablar con los profesores para saber si el niño tiene miedo o hay algo que no le gusta.

Por ello, si esta situación de negarse a ir al colegio continuase en el tiempo, hay que investigar a fondo las causas que lo producen, especialmente si el niño está siendo víctima de acoso escolar.
Dejarles llevar su juguete favorito, animarles a que nos describan todo lo que han hecho en el colegio, realizar las rutinas en el mismo orden y con tiempo suficiente por las mañanas, además de los conocidos días de adaptación, son acciones que ayudarán a los más pequeños a que la vuelta al cole no se convierta en un drama.

Continúa leyendo