Niños con Insomnio

Las alteraciones crónicas del sueño afectan hasta a un 30 % de los niños españoles.  Según el  doctor Javier Albares, director de la Unidad del Sueño Pediátrico, del Hospital Sanitas CIMA,  “la ausencia o las alteraciones del sueño producen efectos adversos significativos, por lo que es fundamental diagnosticar el trastorno a tiempo y realizar un tratamiento adecuado que evite complicaciones cognitivas e incluso físicas. Es importante aclarar que los trastornos del sueño en adultos son diferentes a los de los niños y, por tanto, sus causas y consecuencias también.”
Los trastornos del sueño en niños pueden tener un origen fisiológico (otras enfermedades), pero en su gran mayoría se deben a problemas relacionados con los hábitos establecidos por los padres. “Una correcta higiene del sueño es responsabilidad de los padres y en ocasiones éstos necesitan ayuda para establecer unos hábitos que ayuden al niño a descansar de forma adecuada. Tanto en esos casos como en los que el problema se debe a una enfermedad  hay que acudir a un especialista” afirma.
¿Cuáles son los problemas principales que dificulta el descanso nocturno de los niños? Algunos están asociados a problemas respiratorios, como la apnea obstructiva, que produce repetidamente la obstrucción de las vías respiratorias, o el ronquido primario, que afecta al 10 % de la población infantil. Si se sospecha la presencia de esta patología es necesario realizar una polisomnografía. ¿Qué es? Una técnica que estudia el sueño mediante el registro de múltiples parámetros fisiológicos que se recogen mientras el niño duerme, durante un tiempo variable, normalmente de 8 horas. Es un estudio inocuo para el paciente que no requiere anestesia o sedación. Gracias a la información recogida durante la monitorización puede determinarse el trastorno respiratorio exacto que padece el niño y que le impide descansar con normalidad.
Por otra parte, el insomnio también es un trastorno muy frecuente en la infancia. “En la mayoría de las ocasiones se  resuelve explicando hábitos correctos de sueño a los padres, ya que suele estar ligado a problemas de costumbres y límites en el momento del sueño”, apunta el doctor. Es el caso del denominado trastorno del establecimiento de límites, que es una alteración que se caracteriza por el rechazo del niño a irse a la cama en el momento adecuado y en el que repercute la escasa o mala capacidad de los adultos de inducirle al sueño. También del trastorno de las asociaciones al inicio del sueño que acaece cuando el sueño se altera por la ausencia de un objeto o circunstancias que el niño asocia al inicio del sueño.
Otros problemas habituales son la narcolepsia, que se caracteriza por la somnolencia y períodos de sueño de aparición súbita; el síndrome de movimiento de piernas nocturno; el sonambulismo; las pesadillas o terrores nocturnos y las micciones involuntarias durante el sueño.  Otros problemas habituales son la narcolepsia (somnolencia y períodos de sueño de aparición súbita); el síndrome de movimiento de piernas nocturno; el sonambulismo; las pesadillas o terrores nocturnos y las micciones involuntarias durante el sueño.
 En la adolescencia también pueden presentarse alteraciones del sueño como son los trastornos del ritmo circadiano(es decir, trastornos del ritmo sueño-vigilia). Entre los más frecuentes, el denominado síndrome de fase retrasada del sueño, asociado a acostarse a altas horas de la madrugada y que ocasiona dificultades para despertarse temprano y, en consecuencia, desarrollar las actividades habituales durante el día. “En la Unidad del Sueño Pediátrico contamos con una técnica pionera que nos permite estudiar los trastornos del ritmo circadiano. El paciente lleva durante una semana unos sensores especialmente diseñados para su medición” explica el doctor.
En la nueva Unidad de Sueño Pediátrico del Hospital Sanitas CIMA, ya activa, puden ayudar a tu hijo. Consulta con ellos.

Continúa leyendo