Prevenir el acoso escolar en la vuelta al cole

Cómo evitar que los niños sufran ciberbullying o grooming.

Con la vuelta al cole de los niños y adolescentes, la amenaza del acoso escolar vuelve a estar muy presente en los hogares con menores. Y más teniendo en cuenta que las redes sociales han extendido esta lacra a todas y cada una de las horas del día, ya que los niños se relacionan y aprenden gracias a las tecnologías de la información.
Si antes el acoso se producía solo en el ámbito escolar, ahora, quienes abusan y acosan a otros niños emplean las redes sociales, el correo electrónico y las aplicaciones de mensajería instantánea para insultar, humillar y amenazar a sus víctimas. Es lo que se conoce cono ciberbullying.
Pero los jóvenes no solo son acosados por parte de otros compañeros, sino que también podrían ser víctimas de pederastas que tratan de conseguir imágenes íntimas de ellos, tanto para uso personal, como para chantajearles con difundirlas en la red. En este caso hablamos de grooming.

Para prevenir estas prácticas de acoso, lo mejor es hablar con el menor y prevenirle de los riesgos que entraña el uso de las redes sociales si no se utilizan con seguridad.
Hay que remarcarles que nunca difundan sus datos personales, dirección o número de teléfono que podrían ser utilizados para recabar información sobre ellos. Igualmente hay que enseñarles a limitar el número de fotos y vídeos que suben a sus redes sociales, y que podrían afectarles en el futuro. Utilizar un nick o alias, es lo más recomendable, así como una foto de perfil en la que no se les reconozca fácilmente, ni sea evidente que son menores.

Emplear contraseñas seguras y cuentas de correo electrónico diferenciadas, una para los temas escolares y otra, con pseudónimo, para redes sociales o juegos, también es aconsejable.
Aunque las redes sociales no pueden utilizarse en España hasta los 14 años, muchos menores mienten sobre su edad para poder acceder a ellas. En este caso, tener el ordenador en un lugar común de la casa, ayudará a los padres a tener un mayor control del menor sobre las actividades que realiza en la red.
También es aconsejable marcar unas horas para el uso de las aplicaciones en el teléfono móvil y recalcar la importancia de que no acepten solicitudes de amistad ni llamadas de desconocidos.

CONTINÚA LEYENDO