Utensilios de cocina para niños que quieran aprender a cocinar

Cuchillos especiales o utensilios de silicona son dos de los elementos básicos para los peques en la cocina.

Niños cocinando
Depositphotos

Si en casa os gusta cocinar y os lo tomáis no solo como algo necesario para la salud sino como un hobby compartido, introducir en la dinámica a los peques desde bien pequeños solo puede traer cosas buenas. 

Lo es para el vínculo del grupo y por supuesto para el futuro de los niños, que asimilarán desde bien pronto hábitos de vida saludables.

Sin embargo, no vale todo con críos en la cocina. El peligro está siempre al acecho en este entorno, y por eso es fundamental limitar al máximo los riesgos antes de dejarles participar en la elaboración del menú semanal. Nada de ollas, fuegos y hornos encendidos (y menos abiertos) a su alcance o cuchillos olvidados en la tabla cuando ellos están subidos en la torre de aprendizaje. Un despiste en la cocina puede ser muy grave. 

Por eso, lo menor es habilitar un espacio para ellos donde podáis controlar casi todo lo que ocurre. Al menos, qué utensilios de cocina usan mientras manipulan alimentos y realizan su parte de la lista de tareas para que la comida salga de diez. A grandes rasgos, esta es la lista de herramientas de cocina aptas para niños en las que merece la pena invertir.

Cuchillos para niños

Los hay a montones en el mercado, tanto de punta redonda como de filos no cortantes, y con mangos aptos para sus manos pequeñas. Se pueden dividir en dos grandes grupos: hasta los cinco años aproximadamente, y de ahí en adelante. Hay pequeñas diferencias entre ambos y también influye la habilidad de cada niño, pero lo recomendable es ser conservador y hacer caso al fabricante.

Boles transparentes y de materiales resistentes

La cerámica y el cristal son materiales ideales en cocina… si no los van a manipular los niños. De ser así, mejor dar prioridad a que el material sea resistente y que si se rompe no estalle en mil pedazos afilados. Y en segundo lugar, si puede ser, que sea transparente para que puedan observar todo el proceso del cocinado.

Una báscula manejable

Como suelen empezar con la repostería y ya sabemos que los postres y dulces son matemáticas, les vendrá bien una pequeña báscula. Y de paso practicarán con los números.

Lengua de silicona

La silicona, en general, es una aliada de los peques (y los adultos) en la cocina. La lengua es fundamental porque les ayudará mucho y encima restará riesgos, pero también podéis comprar, por ejemplo, el reposacucharas también en silicona en vez de en cerámica. Los moldes y los mangos con refuerzo de silicona son también ideales para los peques.

Cubiertos adaptados

Tienen las manos pequeñas, de modo que todo lo que les facilitemos de su tamaño, mucho mejor para ellos. No solo para comer, también para cocinar. 

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo