Vacunas, ¿sí o no?

Te descubrimos la polémica que rodea la vacunación infantil y resolvemos todas tus dudas sobre sus ventajas y desventajas.

Si tienes hijos, quizá te lo has planteado. ¿Hasta qué punto son fiables? ¿Son estrictamente necesarias? Aquí tienes las respuestas.

 

La polémica

 

Aunque siempre ha existido, esta vez ha surgido a raíz de algo que pasó en Estados Unidos: el brote de sarampión más grave desde hace 15 años, una enfermedad que se consideraba erradicada en dicho país desde 2000. El foco se originó en Disneyland, Los Ángeles (California), a mediados del pasado mes de diciembre.

 

Muy virulento

Este brote fue especialmente virulento porque muchos de los afectados no estaban vacunados, una ‘moda’ que en California se asocia con las familias de gran poder adquisitivo, que -por ejemplo- en los colegios privados pueden sencillamente renunciar a vacunar a sus hijos alegando motivos personales.

 

Entonces, ¿son necesarias?

 

“Hay varias razones por las que vacunar a nuestros hijos: en primer lugar, para evitar las enfermedades infecciosas para las que existen vacunas, las cuales están -en su mayoría- en cualquier calendario oficial de vacunaciones”, explica el doctor David Moreno, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría. Y agrega: “También para disminuir las posibilidades de que las personas que convivan con el niño puedan padecer esas enfermedades infecciosas. Y, por supuesto, para erradicar esas enfermedades en la comunidad en la que se vive o incluso a nivel mundial”.

 

¿Y si la enfermedad ya está erradicada?

 

Esta pregunta es la que alegan quienes están en contra de la vacunación: que una vez desaparecida la patología para la que se ha desarrollado la vacuna, ésta deja de ser necesaria y debe descartarse. Pero, ojo, que esa enfermedad haya desaparecido de un punto del planeta no significa que lo haya hecho de otro.

 

Solo una enfermedad erradicada

El doctor Moreno explica: “Sólo se ha podido erradicar una enfermedad infecciosa en el mundo: la viruela. Se consiguió mediante la vacunación masiva de toda la población mundial. Por ello, ya no se vacuna contra ella. En cuanto a otras enfermedades que han casi desaparecido, como sarampión, difteria, tétanos, rubeola, siguen existiendo casos aislados en todo el mundo, incluyendo España, por lo que está claro que hay que vacunar”.

 

¿Es bueno poner varias vacunas a la vez?

 

Ten en cuenta que antes de usar masivamente cualquier vacuna se han hecho numerosos estudios durante décadas (en laboratorio, en animales y en personas voluntarias). Y antes de sumar una vacuna con otras, para administrarlas al mismo tiempo, se tienen que volver a realizar nuevas investigaciones que demuestren que juntas son igual de eficaces y tienen tan pocos efectos secundarios como separadas.

 

¿Son seguras?

 

Tienen efectos secundarios, eso es cierto. “Las vacunas en la actualidad son muy seguras y el número de efectos secundarios de importancia es muy pequeño y, si lo comparamos con el beneficio que producen, podemos decir que este riesgo es desdeñable. La mayoría de los efectos adversos son leves y transitorios y se limitan a dolor pasajero o tumefacción en la zona”, explican en la AEPED.

 

¿Las cubre la Seguridad Social?

 

“Las vacunaciones que actualmente se administran de forma gratuita en todas las comunidades son: hepatitis B, difteria, tétanos, tos ferina, poliomielitis, sarampión, rubeola, parotiditis (paperas), papilomavirus, sepsis / meningitis por Haemophilus inluenzae tipo B y meningococo C. En algunas también se previene la varicela, tos ferina en adolescentes o hepatitis A. En cuanto a la vacuna del neumococo, estaba sólo en el calendario gallego, pero entre 2015 y 2016 va a entrar en el calendario oficial gratuito de todas las comunidades”, explica nuestro experto.

Continúa leyendo