Revista Mía

¿Frío o calor para aliviar dolencias?

Hielo si nos torcemos un tobillo; bolsa de agua caliente si tenemos dolores menstruales. Pero ¿qué más utilidades tienen uno y otro? Te las contamos todas.

Hielo si nos torcemos un tobillo; bolsa de agua caliente si tenemosdolores menstruales. Pero, ¿qué más utilidades tienen uno y otro? Te las contamos todas.

Frío: Cómo actúa

“El frío actúa de diferente manera según su tiempo de aplicación. Cuando es corto, ejerce como antiinflamatorio, como anestésico local -ya que disminuye el dolor- y descongestivo. En cambio, si su aplicación es larga, acaba teniendo un efecto calor (cuando decimos esode que ‘el frío quema’) y consigue un aumento del riego sanguíneo”, explica Jordi del Río Teruel, fisioterapeuta, osteópata y creador del método Postural Fit (posturalfit.es).
La aplicación del frío está indicada entodo tipo de lesiones y patologías con proceso agudo que cursen con inflamación: esguinces, contusiones, tendinitis, migrañas, cefaleas...
577247aaa1119be306b5ad7e

¿Frío o calor?

“El frío más penetrante y, por tanto elque está más indicado porque llega a las estructuras más internas, es el húmedo”, precisa el experto. Puedes aplicarlo en compresas, lociones o fricciones y baños. Si lo prefieres en seco, tienes la opción de utilizar una bolsa de hielo envuelta en una toalla, chorros de aire fresco o mantas de hipotermia. Los antifaces de gel refrigerados son perfectos para dolores de cabeza y ojos hinchados.
“El calor aumenta la irrigación sanguínea en la zona afectada, con lo que consigue incrementar la llegada de oxígeno y nutrientes al tiempo que acelera el metabolismo; todo ello revierte en una mayor velocidad de regeneración de los tejidos”, apunta Jordi del Río.
577247aaa1119be306b5ad80

¿Frío o calor?

La aplicación local del calor sirve como analgésico, mejora lacicatrización y acorta el proceso desinflamatorio. Los expertos lo recomiendan para patologías crónicas cuya regeneración se demora más de lo deseado. Se aconseja en problemas de columna, lesiones crónicas de articulaciones (artrosis), espasmos musculares, dolores menstruales y casos de lentitud de la circulación sanguínea. Prueba también a utilizarlo antes de hacer deporte, como calentamiento.
En seco, sigue siendo muy útil la clásica bolsa de agua caliente.También las mantas y almohadillas eléctricas o las lámparas de calor. Para utilizarlo en húmedo, usa compresas calientes, inmersión o remojos o directamente baños.
“La combinación del frío y del calor nos produce un efecto de bombeo sobre lacirculación sanguínea que es muy provechoso en los casos de grandes inflamaciones, pero también en problemas circulatorios o de retención de líquidos. Si, por ejemplo, padeces un problema de tobillos hinchados, puedes igualmente alternar el frío y el calor aplicados de manera local durante unos minutos para facilitar e lretorno venoso”, concluye Del Río.
tracking