Revista Mía

¿Qué es la EPOC?

La EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) es la más común de las enfermedades crónicas de pulmón. Descubre cómo afecta a las personas que la padecen y por qué la sufren.

La EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) es la más común de las enfermedades crónicas de pulmón. Esta obstrucción persistente de las vías respiratorias es la segunda causa de incapacitación laboral después de las enfermedades cardiacas.

Síntomas de la EPOC

Los síntomas de la EPOC se desarrollan poco a poco. Las personas que sufren los primeros estadios de la EPOC se quedan sin aire antes que la gente de su entorno. Esto lo notará primero al hacer ejercicio físico. Otra molestia habitual es una tos de fumador a menudo muy persistente. La falta de aire y la tos combinadas provocan fatiga. Con el tiempo, las molestias de la EPOC empeoran.
Hay gente que, sin darse cuenta, adapta su actividad a ese empeoramiento de la condición física. Por ejemplo, dejan de subir escaleras o de ir en bici porque así dan la impresión de tener menos molestias. Así, casi sin darse cuenta, ocultan su EPOC durante años. Esto provoca que la condición física caiga aún más y que la situación empeore más rápidamente de lo necesario.
Esta enfermedad pulmonar obstructiva crónica puede aparecer en forma de dos trastornos diferentes: el enfisema y la bronquitis crónica. El primero de ellos consiste en un ensanchamiento de los alvéolos (pequeños sacos de aire de los pulmones) y la destrucción de sus paredes. Por su parte, la bronquitis crónica se manifiesta en forma de tos crónica persistente, que produce esputo y que no se debe a una causa clínica perceptible, como el cáncer de pulmón, sino que las glándulas bronquiales se dilatan, provocando una secreción excesiva de mucosidad.
Ambas enfermedades van muy ligadas y suelen presentarse simultáneamente, o bien una acaba provocando la otra. Este es el motivo de que enfisema y bronquitis crónica se agrupen bajo la denominación enfermedad pulmonar obstructiva crónica, de la que podrían considerarse como dos formas de presentación distintas.
La causa más importante de la EPOC es, sin duda alguna, el tabaco. Con el paso de los años, la función pulmonar se pierde más rápidamente entre los fumadores. Un dato relevante es que entre el 10 por ciento y el 15 por ciento de las personas que fuman desarrollan la enfermedad. Los fumadores de cigarrillos son los que más posibilidades tienen de contraerla, seguidas de los fumadores de pipa y cigarros.
La polución atmosférica, es decir, el incremento de partículas y gases anómalos en la atmósfera también entraña riesgos. El monóxido de carbono y el óxido de sulfuro procedentes de la combustión de gasolina, los hidrocarburos de los automóviles o el ozono, por citar unos ejemplos, producen irritación de las vías respiratorias y dificultan el transporte del oxígeno por el cuerpo. La bronquitis crónica, de hecho, es dos veces más frecuente en las zonas industriales y en las grandes ciudades que en el campo.
- Para prevenir la enfermedad pulmonar obstructiva crónica es fundamental no fumar.
- También es muy importante mantener un buen estado de salud general, realizar ejercicio y seguir una dieta sana para aumentar la resistencia del cuerpo a las infecciones.
La importancia de los ejercicios, ya sea en el hospital o en casa, radica en que contribuyen a aumentar la independencia y la calidad de vida del afectado. Además, disminuyen la frecuencia y el tiempo de hospitalización del enfermo.
tracking