Revista Mía

Errores que cometemos al intentar refrescarnos

En épocas de calor cualquier medio para refrescarnos es bueno, pero a veces recurrimos a sistemas que pueden producir el efecto contrario...

En épocas de calor cualquier medio para refrescarnos es bueno, pero a veces recurrimos a sistemas que no solo no nos alivian de las altas temperaturas, si no que pueden producir el efecto contrario o incluso ser contraproducentes. Toma nota de los errores que no debes cometer.

¿Sabías que las tribus del desierto toman té caliente y visten de negro para contrarrestar el calor? Los beduinos toman el té muy caliente porque bebiendo algo casi hirviendo el cuerpo no tiene que trabajar tanto porque está a la temperatura adecuada para asimilarla. Si por el contrario se ingiere fría el organismo tiene que trabajar para aclimatarse y volver a los 36-37 grados de temperatura del cuerpo. Las bebidas calientes son, en definitiva, la mejor manera de soportar el calor extremo. Además, los tuaregs suelen vestir de negro o de colores oscuros ya que esos tonos, al absorber más la luz aportan menos radiación lumínica, dando más sombra a su interior. Los ropajes, además, son tupidos y amplios, para permitir que entre el aire.
Si quieres refrescarte olvídate de estas costumbres:

-Ducharse con agua muy fría. El choque térmico produce una reacción y sensación de frío extremo, pero nuestro cuerpo activa el organismo y produce un mayor gasto energético haciendo que sintamos mas calor. Es mejor empezar la ducha con agua caliente, ir enfriando poco a poco, siempre empezando de los pies a la cabeza. Si nos sumergimos de golpe, en la ducha, en el mar o en un río, se puede producir una parada cardiaca, así que siempre es mejor entrar en el agua poco a poco, para que nuestro cuerpo se vaya habituando.
-Beber agua muy fría. El cuerpo necesita mantener una temperatura media de 37 grados. Si se ingieren bebidas muy frías el organismo reduce su temperatura y recurrirá a las reservas energéticas para volver a recuperar la media.
-Tomar bebidas alcohólicas. La sensación de frescor que nos proporciona una cerveza fría o un vino es falsa y a la larga nos producirá un golpe de calor.
tracking