Revista Mía

¿Rechinas los dientes?

Desde contracturas en el cuello a dolores de cabeza o de oídos. Todo eso puede provocar el bruxismo o rechinar los dientes. Descúbrelo.

Desde contracturas en el cuello a dolores de cabeza o de oídos. Todo eso puede provocar el bruxismo o rechinar los dientes. Descúbrelo.

Qué es el bruxismo

"Se trata de un hábito involuntario que consiste en apretar los dientes o hacerlos rechinar", explica el doctor Alberto Ortiz-Vigón, director de la Clínica Dental Ortiz-Vigón (Bilbao) y miembro de Topdoctors. "Se considera una actividad parafuncional, es decir, sin ninguna función, como puede ser masticar y triturar alimentos, y se da tanto por el día como por la noche", agrega la doctora Mariana G. Axpe, especialista en prótesis y oclusión de la misma clínica.
Aunque sus causas aún no son del todo conocidas, "los últimos estudios apuntan a una etiología multifactorial, es decir, se produce por varias causas. Entre ellas, la ansiedad y el estrés, más relacionados con el bruxismo diurno, y disturbios en el sueño y alteraciones químicas  a nivel cerebral, en el caso del nocturno", agrega el doctor. También se ha relacionado con el alcohol, tabaco, drogas, medicamentos, enfermedades y alteraciones en la forma de los dientes, así como con la manera en la que mordemos. "Sin embargo, esta última cada vez tiene menos peso, mientras que el estado emocional se considera muy importante".
"La tensión y fuerza que hacemos al tener apretados los dientes pueden generar dolores musculares tanto en los maxilares como en el cuello y los oídos, así como dolor de cabeza. La cefalea matinal se atribuye al bruxismo nocturno y la vespertina (a las 6-7 de la tarde) al diurno. Además, la fuerza que hacemos al apretar los dientes se transmite a la articulación de la boca y puede provocar trastornos a este nivel", dice el doctor Ortiz-Vigón.
"Al ser multifactorial, muchas veces no podemos eliminar todos sus desencadenantes", apuntan ambos doctores. Por esto, el tratamiento consiste en disminuir sus síntomas. La técnica más utilizada son las férulas oclusales, unas placas de plástico transparente rígido que se ponen en una de las arcadas dentarias  y evitan el contacto entre los dientes. Con ellas se previene el desgaste dentario y  se disminuye la fatiga muscular y el dolor facial. Por otro lado, la fisioterapia es muy útil en los dolores de cabeza y cuello que produce. Cuando ésta no es suficiente, podemos acudir a tratamientos más agresivos como el botox, que ayuda a relajarlos músculos y disminuir la fuerza de apretamiento", concluye el experto.
tracking