Revista Mía
57e4f4e3c9ef941705c7b37b

Claves para aplicarte bien la crema fotoprotectora y protegerte del sol

Solo el 2,5% de los españoles se aplica correctamente la crema para el sol según un estudio de CinfaSalud. Aprende cómo tienes que hacerlo para cuidar tu piel de los efectos nocivos del sol.

Solo el 2,5% de los españoles se aplica correctamente la crema para el sol según un estudio de CinfaSalud. Aprende cómo tienes que hacerlo para cuidar tu piel de los efectos nocivos del sol.

- Aplica el producto treinta minutos antes de tomar el sol. En España solo un 42,5% de personas lo hace.
- Renueva la fotoprotección cada dos horas. Vuelve a aplicar una capa de crema cada vez que te bañes o te seques con la toalla. Reaplicarse la crema es algo que solo realizan un 24,9%.
- Aplícate una crema especial para la piel del rostro. Esta es especialmente sensible y necesita mayor cuidado. Aquí es fundamental no olvidar dar crema en los párpados, en las orejas, cuello, nuca, etc, zonas que en ocasiones olvidamos.
- En el cuerpo muchas veces dejamos olvidadas zonas como el empeine o los dedos por estar con arena. Estas partes del cuerpo también sufren las agresiones del sol.
- No expongas a los bebés menores de un año al sol, ya que aún no tienen capacidad de defenderse del sol mediante el aumento del tono. Esto hace que sufran un alto riesgo de quemaduras.
- Utiliza una protección específica para los niños, mayor de 50 SPF y evita que se opongan al sol en las horas centrales del día, que lleven gorra o sombrero.
- No tomes el sol en las horas centrales del día. Los rayos del sol son más perjudiciales entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde.
- Refúgiate en la sombra o bajo una sombrilla, pero siempre con protección. Muchas superficies como la hierba, el agua o la arena reflejan los rayos del sol.
- Es importante que te informes cada día del índice de radiaciones: a partir de 6 el riesgo es alto y debes poner atención en el factor de protección. Si tienes la piel clara usa un índice SPF mayor.
- Los colores oscuros protegen más que los claros, igual que algunos tejidos. Además utiliza un sombrero de ala ancha que te proporcione una sombra que cubra tu cara.
-  Aunque ya no vayas a la playa y vaya pasando el verano, no bajes la guardia respecto a la protección. Los rayos siguen incidiendo en tu piel en la ciudad, caminando por la calle o sentada en un parque.
¡Disfruta del sol sin riesgos!
tracking