Revista Mía

¿Qué dice tu cabello de tu salud?

Los problemas del cabello también pueden significar otros problemas de salud. Estos son algunos de ellos.

El cabello es uno de los protagonistas del otoño. La caída del pelo nos preocupa a todas, aunque, por lo general, este es un proceso natural y lo habitual es que de igual forma que los cabellos caen, vuelvan a nacer fuertes.

Pero puede ser que, más allá del otoño, nuestro cabello no esté en sus mejores condiciones y nos esté dando señales de que algo no funciona bien. A parte de la sequedad o las puntas abiertas, el cabello es capaz de reflejar síntomas de problemas de salud. Estos son los más habituales:


Dieta deficiente


Lo hemos oído muchas veces y es cierto. Si nuestra dieta no nos aporta la cantidad necesaria de micronutrientes, nuestro cabello se resiente.

Los síntomas más habituales son la caída continuada en el tiempo y la falta de brillo u opacidad. Entre los micronutrientes más importantes están las vitaminas (especialmente A, grupo B, C, E y D), el zinc, la cistina, el hierro y los ácidos grasos esenciales.

Si a través de la ingesta de alimentos no podemos alcanzar las dosis recomendadas, siempre podemos visitar al farmacéutico que nos ayude a buscar el suplemento más adecuado para nuestro caso.

Ya estén causadas por la genética, por medicamentos o por las etapas naturales del cuerpo (por ejemplo, embarazo o menopausia), las alteraciones hormonales pueden tener efectos temporales sobre la salud de nuestro cabello.

Uno de los problemas más habituales es la alopecia androgénica, que se cronifica en el tiempo y consigue que los folículos pilosos detengan su crecimiento. Esto hace que el cabello deje de recibir los nutrientes que necesita y muera, debilitándose y cayéndose. En este caso, conviene primero visitar a un especialista para que realice un diagnóstico correcto.

Si optamos por utilizar un tratamiento anticaída para estimular el crecimiento desde el interior, lo mejor es optar por compuestos que inhiban la función de la enzima 5-alfa-reductasa, como el minoxidil y aminexil.

El hipotiroidismo es otra alteración hormonal en la cual el funcionamiento de la glándula tiroidea es más lento de lo habitual, por lo que la producción de hormonas también se ralentiza. Entre los síntomas más comunes está la sequedad en cabello y piel.

Que el tabaco perjudica nuestros pulmones, nuestra piel, nuestra boca e incluso es uno de los aliados de la celulitis, lo sabemos. Pero también puede estar relacionado directamente con problemas capilares como la aparición de canas prematuras.

Siempre que no existan antecedentes genéticos, se ha demostrado que las personas fumadoras tienen más del doble de posibilidades de desarrollar canas prematuras en comparación con aquellas que no fuman.

Por distintos motivos, ya sean temporales como etapas de estrés, verano o genéticos, nuestro cuero cabelludo produce más sebo y podemos tener caspa.

Sin embargo, si se da de forma continuada, puede haber detrás un caso de dermatitis seborreica. Esta dolencia inflamatoria hace que se formen escamas en áreas como el cuero cabelludo, la cara o dentro del oído.

Como detrás de esta dolencia pueden haber distintas causas (alteración hormonal, sistema inmunitario débil, falta de nutrientes o problemas del sistema nervioso) conviene acudir a un especialista.
Por: Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.
tracking