Revista Mía

Aprende a distingir si es alergia o catarro

Sus síntomas son muy parecidos, pero hay ‘pistas’ que nos pueden indicar que ese resfriado persistente esconde una alergia. Te contamos las causas, los síntomas y los mejores tratamientos.

Sus síntomas son muy parecidos, pero hay ‘pistas’ que nos pueden indicar que ese resfriado persistente esconde una alergia. Te contamos las causas, los síntomas y los mejores tratamientos.
ALERGIA
Causas. La alergia es la reacción que tiene lugar en el organismo ante la presencia de un agente que considera extraño. La polinización de las cupresáceas (arizónicas, cipreses) y la mayor presencia en el ambiente de otros alergenos como mohos, hongos y levaduras, que proliferan en los ambientes cerrados típicos de las casas en los meses más fríos, son responsables de muchas alergias invernales.
Síntomas. Pueden ser variados, aunque “predominan el picor nasal y los estornudos en salvas (de repetición)”, afirma la doctora Paloma Casado, Subdirectora General de Calidad y Cohesión Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad. Estos síntomas, lejos de desaparecer cuando pasan unos cuantos días (como ocurre con el catarro), se reactivan cuando el organismo entra en contacto con el alérgeno (al salir a la calle, por ejemplo) y se mantienen mientras dure la situación que los produce.
El mejor tratamiento. Se combate desde dos frentes: con la toma de fármacos antihistamínicos y con la inoculación de vacunas específicas. Tal y como afirma el doctor Pedro Ojeda, alergólogo de la Clínica Ojeda de Asma y Alergia, “el repertorio actual de antihistamínicos resulta muy efectivo, pero es importante empezar a tomarlos al primer síntoma y hacerlo de forma continuada”.
CATARRO
Causas. El catarro se origina por la acción de virus típicos de los meses fríos. Estos microorganismos son muy contagiosos y se transmiten de persona a persona a través de las gotitas de saliva o secreciones que se expulsan por la tos o el estornudo.
Síntomas. Los más habituales son: “Congestión nasal, rinorrea (mucosidad abndante), estornudos, escozor de garganta y tos”, explica la dra. Paloma Casado. También puede cursar con febrícula (menos de 38 ºC), cansancio, dolores musculares y malestar general. Estos síntomas suelen aparecer dos o tres días después de la infección. Como medida preventiva para impedir el contagio y evitar que los microorganismos penetren en nuestro cuerpo, debemos lavarnos siempre las manos antes de manipular alimentos y de comer. Y, aunque las temperaturas sean muy bajas, es imprescindible ventilar la casa todas las mañanas abriendo las ventanas durante 15 minutos.
El mejor tratamiento. Guardar reposo, beber líquidos (agua, caldos, zumos de frutas) y evitar el tabaco y los cambios bruscos de temperatura. Si los síntomas llegan a ser demasiado molestos, para aliviarlos se pueden tomar algunos fármacos, como analgésicos, descongestionantes nasales y anticatarrales.
AUNQUE TENGAS MOLESTIAS HAY DOS COSAS QUE NO DEBES HACER:
1. Recurrir a los antibióticos. El catarro es una enfermedad vírica, no bacteriana, por lo que éstos no sólo resultan ineficaces sino que incluso podrían predisponer, sobre todo en los niños, a desarrollar asma o alergia más adelante, tal y como acaba de demostrar un estudio publicado en American Journal of Epidemiology.
2. Abusar del humidificador. Evitar a toda costa que el ambiente se reseque en el interior de la casa es una de las medidas aconsejadas para combatir las alergias invernales; sin embargo, el Colegio Norteamericano de Alergia, Asma e Inmunología acaba de hacer unas recomendaciones al respecto, según las cuales la humedad interior debe estar por debajo del 55%, ya que su exceso puede exacerbar los ácaros del polvo.
tracking