Revista Mía

Conservar una dentadura sana y bonita

Con una buena higiene bucal y visitas periódicas al dentista, podrás conservar una dentadura sana y bonita. Sigue nuestros consejos.

Lucir unos dientes blancos, sin sarro ni placa bacteriana es el anhelo de millones de personas. En España, sin embargo, el 70 % de la población tiene los dientes teñidos. Al proceso de envejecimiento se suma la acción del tabaco, el café, vino, colorantes y algunos medicamentos, capaces de provocar manchas amarillas o marrones en el esmalte.
La clave para conservar una boca sana y bonita radica en una higiene correcta y constante: dedicar unos minutos al día, tras las comidas, para lavarse los dientes.
Con un buen cuidado desde la infancia, las personas pueden conservar sus dientes hasta los 75 años, pero también es aconsejable acudir al dentista una vez al año para que realice una limpieza en profundidad y compruebe todas las piezas, así como masticar chicle sin azúcar para fortalecer las encías y los músculos de la boca.

Eliminar la placa dental

Si la higiene bucal no es correcta los restos alimenticios microscópicos, combinados con la saliva y otros microorganismos, forman una membrana de un material blanquecino-amarillento, denominado placa dental, que se deposita en los recovecos que hay entre los dientes. Esta se elimina con un cepillado a conciencia, pero cuando se ha ido acumulando puede calcificarse, resultando difícil de erradicar.
588a048a5cafe8be70b5566b

Conservar una dentadura sana y bonita

- El movimiento del cepillo debe ser vigoroso y vertical, huyendo de la encía para no dañar el esmalte (hacia abajo en los dientes superiores y hacia arriba en los inferiores).

- Comienza frotando la parte externa de las piezas dentarias, cepíllalas luego por su parte interna y finaliza la limpieza en la cara superior de las muelas. Esta operación dura 3 minutos.

- Cepilla los dientes empezando desde la encía hasta la punta.

- No olvides nunca pasar el cepillo por la parte interna del diente.

- Barre con el cepillo por la parte del diente que mastica, de dentro hacia fuera.
- El cepillo debe ser de una dureza media, de cabeza pequeña para poder acceder a los molares del fondo, con cerdas de nailon, extremos redondeados para no dañar las encías, y un mango corto, resistente y manejable.

- Los especialistas aconsejan cambiar de cepillo cuando las fibras se curven o aplasten (4 veces al año). Existen distintos formatos y tamaños, según las necesidades y edades.

- Hoy se comercializa una amplia variedad de pasta de dientes: fluoradas, infantiles, reforzadas con calcio, con propiedades terapéuticas, antisarro, para encías y dientes sensibles, para fumadores. Todas aseguran una limpieza efectiva sin dañar el esmalte.

- Los blanqueadores eliminan las manchas y hacen que los dientes recuperen su color original.

- Y para enjuagarse nada como los colutorios bucales sin alcohol, eficaces contra la caries por su alto contenido en flúor.
588a04d75bafe800d9594d37

Conservar una dentadura sana y bonita

Cuando los dientes están juntos o muy separados, la comida pude acumularse en lugares inaccesibles para el cepillo. Para evitar que ocurra existen varios complementos:
- Seda dental. Hay distintas modalidades: con o sin cera, cinta dental especial para puentes y prótesis.

- Cepillos interproximales. Son escobillas que se introducen entre los dientes con el fin de eliminar restos de comida que se acumula entre ellos.

- El hidropopulsor. Es una bomba de agua a presión con un conducto o manguerita para cada miembro de la familia. Está indicado para personas con prótesis.
588a05405bafe8f1fb594cda

Conservar una dentadura sana y bonita

La caries dental afecta fundamentalmente a la infancia y la juventud.
La causa principal de su aparición es la falta de higiene, aunque el consumo de dulces es uno de los factores importantes en el desarrollo de este trastorno, sobre todo si los alimentos azucarados se toman entre las comidas y antes de irse a la cama.
Teóricamente todos tenemos 32 piezas dentarias permanentes, con igual disposición en el maxilar superior e inferior. En cada maxilar hay 4 incisivos, 2 caninos, 4 premolares y 6 molares. Cada pieza tiene dos partes: corona, porción visible de la boca, y raíz, emplazada en el hueso de los maxilares.

- El elemento más importante de la estructura del diente es la dentina, compuesta de un material similar al hueso, contiene células vivas en su interior. Está cubierta con una capa protectora de esmalte en la corona y una capa de cemento en la raíz. En el centro de la pieza se encuentra la pulpa dentaria, que conecta con la zona más profunda del alveolo dentario en el maxilar, vasos sanguíneos y nervios. Cada pieza dentaria está unida al maxilar por la raíz.

- El esmalte se va dañando con los azúcares, sobre todo cuando el diente carece de flúor. Se ven manchas negras. El diente empieza a doler con algunas comidas, el calor y el frío.

- Los surcos negros profundizan hasta llegar al nervio. Esto produce un intenso dolor que nos hace acudir al dentista. En determinadas ocasiones ya es demasiado tarde para salvar el diente.
588a05db5cafe8ae70b5566c

Conservar una dentadura sana y bonita

Al 96,4 % de los adultos de 35 a 44 años, les sangran las encías. La causa primaria hay que buscarla en la formación de la placa bacteriana. Cuando la limpieza es insuficiente, los microorganismos que forman la placa se depositan entre los dientes y las encías provocando la inflamación de éstas. Al hincharse la encía se forma una bolsa o hendidura entre ella y el cuello del diente. Las bacterias que forman la placa pueden multiplicarse con facilidad en el hueco, puesto que se encuentran fuera del alcance del cepillo dental.  Normalmente se cura extremando la limpieza dental.

Diagnosticada a tiempo la gingivitis tiene solución, pero si no se trata puede derivar en una periodontitis o piorrea: las encías hinchadas se vuelven fibrosas y se retraen, separándose del hueso, que se va debilitando hasta que la pieza dental se cae.
588a063c5bafe8f2fb594cc8

Conservar una dentadura sana y bonita

1. Para mantener las encías en buen estado puedes echar mano de la corteza de roble, un limpiador totalmente natural que calma la irritación. Primero tienes que hervir la corteza de roble durante 10 minutos, dejar en infusión otros 10 más y filtrar y reservar la corteza. Después, se machaca con un mortero, se envuelve en una gasa estéril y ya está listo para ponértelo en la boca y potenciar tus encías.
2. Una forma barata y sencilla de tener los dientes siempre blancos es cepillárselos a diario con bicarbonato.
3. La salvia es muy eficaz contra el amarilleamiento de los dientes. Frota tu dentadura con esta planta una o dos veces por semana.
4. Algo que te ayudará a limpiar tus dientes casi sin darte cuenta es tomar, después de cada comida, una zanahoria o una manzana. Así se arrastra la comida que haya quedado entre los dientes y se fortalecen las encías.
5. La clase de alimentos que consumes influye en el estado de salud de tu dentadura. Evita los productos refinados como el azúcar y la bollería, y toma en cambio frutas y cereales.

Etiquetas:

tracking