Revista Mía

El feng shui para equilibrar tu dieta

Con la técnica oriental del feng shui encontrarás la armonía cuerpo-mente a través de los alimentos.

- Según el feng shui, disciplina que nació en China hace 5.000 años, el ambiente que rodea a las personas les influye en sentido negativo o positivo.
- El feng shui busca la armonía y el equilibrio del espacio: los colores y sabores, la forma y preparación de los alimentos, junto con la disposición de los muebles y objetos son capaces de influir sobre el bienestar y el comportamiento de las personas, mejorando el humor y el estado de salud.
- La cocina tiene una importancia fundamental, ya que es el centro energético de toda la casa, el lugar donde se preparan y transforman las sustancias que se convertirán en energía para nuestro cuerpo.

Compensar energías

- Los alimentos, como las cosas, se caracterizan por la interacción entre dos energías: el yin y el yang.
- Si una persona se siente triste posiblemente sea por un exceso de yin, y para reequilibrar la energía será necesario aumentar el yang en la alimentación y en el ambiente.
- En verano, cuando la energía yang está al máximo de su potencial, puede ser necesario moderar los excesos con alimentos yin que nos ayudan a reducir el estrés, a ser más comprensivos con los demás y a liberar creatividad.
- Los alimentos yang, en cambio, nos hacen sentir más seguros y decididos, aportan más energía, sobre todo en invierno, por lo que mejoran la capacidad mental, aumentan el entusiasmo y nos hacen más competitivos y ambiciosos.
- Las personas con exceso de yang tienen una complexión física grande, son muy activas y comen y beben mucho.
- Las personas con poco yang son delgadas, frioleras y siempre están cansadas.
- Las personas con exceso de yin tienen tendencia al sobrepeso.
- Las personas con poco yin son delgadas y tienen la piel seca.
Son los más fríos y refrescantes; contienen más líquido y sustancias dulces: líquidos, yogur, fruta, leche y tubérculos.
Los alimentos agrios, amargos y salados se consideran yin.
Ricos en grasas y proteínas, son los que generan más calor: huevos, pescado azul, carnes rojas, marisco, quesos curados.
Los alimentos picantes y los dulces son yang.
En este grupo de alimentos se incluyen productos como la pasta, el pan, el arroz y todo tipo de legumbres.
- Para que tu dieta sea equilibrada, según el feng shui, tienes que consumir los tres tipos de alimentos. Además, es bueno seguir unos consejos prácticos.
1. Distrae tu atención de la cocina. Por ejemplo colocando objetos decorativos en otros lugares que atraigan tu atención.
2. Los colores negro y azul son, según el feng shui, inhibidores del apetito; pon en la mesa manteles y objetos de estos colores.
3. El color rojo aumenta el apetito; por eso los objetos de este color no deben estar en la cocina.
4. Medita antes de comer. Te servirá para relajarte y no llegar con tanta prisa a la comida.
5. Los platos circulares harán que comamos de más. Hay que utilizar platos cuadrados o rectangulares, que encasillan, aprisionan y harán que comas menos.
6. Haz limpieza. Si tiras todo lo que no utilizas, tu cuerpo se dará cuenta y hará que también elimines los excesos en la comida.
7. Come lentamente y en un lugar relajado.
8. No dejes a la vista alimentos que engorden; mejor deja frutas o cereales.
9. Ten la cocina siempre recogida y ordenada.
tracking