Revista Mía

Skyr, así es el yogur que llega de Islandia

Rico en proteínas y calcio, sin grasas saturadas, beneficioso para la flora intestinal… así es el skyr, el yogur que viene directamente de Islandia.

Los yogures son de los alimentos más sanos que podemos tener en nuestra nevera. Pero, ¿y si te dijéramos que hay un producto muy parecido a ellos pero todavía mejor? Hablamos del skyr, un alimento tradicional de Islandia que se encuentra a medio camino entre el yogur y el queso y que está causando furor en media Europa y América.
El consumo de skyr, que según la leyenda es una receta originaria de los primeros vikingos de Islandia, se ha disparado en medio mundo después de que se conocieran sus virtudes, hasta hace poco desconocidas: apenas contiene grasas saturadas, es muy rico en proteínas y calcio, regula la flora intestinal, ayuda a mantener el peso corporal, es menos amargo que el yogur tradicional…

Skyr: mucho calcio y muy pocas calorías

El skyr se realiza con cuatro veces más cantidad de leche (desnatada) que los yogures normales, de ahí su mayor nivel de calcio; contiene 12 gramos de proteína y apenas aporta 65 calorías por unidad, lo que lo convierte en un postre perfecto para deportistas o aquellas personas que quieran llevar una vida más saludable todavía. ¡No es de extrañar que hasta las modelos de Victoria's Secret se hayan rendido a él!
El skyr tiene una consistencia muy espesa, lo que le hace similar al yogur griego, aunque no dudamos de que pueda llegar a desbancarlo. De hecho, en Estados Unidos ya es el yogur más apreciado por los consumidores.
Este lácteo es menos amargo que los yogures tradicionales, por lo que la cantidad de azúcar que lleva es muy reducida, y se puede consumir de cientos de maneras: con mermelada de fruta, al natural, batido… y también en salsas, tartas de queso o postres. ¿Te apetece probarlo?
tracking