Revista Mía

Qué hacer ante un esguince

La mayoría hemos sufrido alguno a lo largo de nuestra vida. El tratamiento correcto es muy importante para evitar secuelas y tobillos inestables. Te contamos qué hacer ante un esguince.

Bajar la inflamación

En casos de esguinces leves o moderados hay que hacer reposo, mantener el tobillo inmovilizado y elevado, y aplicar frío local cada 2-4 horas, manteniéndolo durante 10 minutos, las primeras 72 h. Es lo primero que hay que hacer ante un esgince.
Se pueden tomar antiinflamatorios que ayudarán a reducir la inflamación y moderar el dolor, pero es mejor que lo hagas siempre bajo la indicación de un médico.
59301d265bafe886833c986d

vendaje

La inmovilización más adecuada depende del grado del esguince, y va desde una tobillera en los casos más leves hasta una escayola o una férula, explica Mina Torrents, fisioterapeuta y directora del centro Fisio’S & Wellness. Para la mayoría de los casos leves son suficientes los vendajes elásticos del tipo tensoplast.
En las primeras 72 horas hay que hacer reposo absoluto. Después, según el grado del esguince, se puede iniciar el apoyo progresivo con muletas, dependiendo de la tolerancia al dolor y sin forzar. Pasados 15 días es posible utilizar una media de compresión o tobillera hasta que los síntomas hayan desaparecido.
"En el esguince de grado 1 solo hay una distensión del ligamento sin que exista desgarro. Es el caso más leve. El esguince de grado 2 puede ser leve o moderado y existe desgarro del ligamento sin llegar a rotura total. Los moderados pueden acompañarse de roturas óseas y requieren inmovilización con escayola o férula dorsal. Y en los de grado 3 hay una rotura total del ligamento, que puede estar asociada o no a una fractura ósea. Estos casos requieren de tratamiento quirúrgico para unir el ligamento", detalla Torrents.
59301d265bafe886833c9870

torcedura

Está indicado en cualquier caso. Después de 15 días se aconsejan ejercicios de fortalecimiento y gradualmente (según la gravedad) el profesional pautará incorporar otros: los llamados en carga (de pie, apoya el peso del cuerpo sobre el pie) y propioceptivos (para recuperar estabilidad y seguridad de apoyo del tobillo).
Lo recomendable es empezar con ejercicios isométricos (sin mover la articulación) aproximadamente al cuarto día y a partir de ahí seguir una pauta con un fisioterapeuta (leer a la derecha). Pero no se recomienda el deporte hasta pasadas 4-6 semanas.
tracking