Revista Mía

Trucos para no asaltar la nevera entre horas mientras teletrabajas

Cada día que pases en cuarentena será un poco más difícil sujetar a la mente ávida de tentaciones, por lo que será más fácil conseguirlo si aplicas una serie de consejos cuanto antes.

¿Qué tal están yendo los primeros días de teletrabajo? Dependerá de muchos factores. Cada persona es un mundo, y también sus circunstancias son distintas, pero hay una cosa que le pasa a la gran mayoría de la gente que desempeña sus labores profesionales desde casa: las ganas de asaltar la nevera permanentemente. Te lo digo por experiencia. La tentación está a tan solo unos pasos de distancia, no hay nada que se interponga en dicho camino, y los días confinados cada vez pesan más. Por eso, cuanto antes te apliques una serie de rutinas y consejos, menos complicado te resultará sujetar a tu mente frente al ordenador.

La compra

Aprovecha que no debes salir de casa más allá de lo estrictamente necesario para cortar por lo sano las tentaciones. Es infalible la técnica del “si no lo compro, no me lo como”, así que resiste la tentación ese día en el que vayas a hacer la compra de bienes de primera necesidad. Es el primer gran filtro para no picar entre horas, ya que por mucho que te lo pida la mente, no tendrás con qué darle lo que quiere.
No vamos a discutir si es o no la comida más importante del día; para esto están en ello los que saben de verdad de nutrición y alimentación. Pero sí es más que evidente que un buen desayuno, completo, variado y saciante, ayuda muchísimo a no tener hambre a lo largo de la mañana. Si te levantas con el suficiente margen para desayunar con calma, correrás menos riesgos de descontrolar tu alimentación el resto de la mañana por la amenaza del picoteo. Eso sí, si desayunas, que sea de forma saludable, porque comerse medio paquete de galletas en leche quizá sea peor que no desayunar…
Trabajas en casa, pero eso no quiere decir que seguir un horario caótico sea lo más recomendable. Si a ti no te afecta la falta de rutina, haz lo que consideres, por supuesto, pero si crees que te puede suponer un problema en tu vida, algo que ocurre en la mayor parte de los casos, ponerse un horario es fundamental. Desde luego lo es si hablamos de alimentación. Pares diez, veinte minutos o media hora, si comes algo a media mañana, que sea en ese espacio de tiempo y lejos de tu mesa de trabajo.
Teletrabajo (Foto: iStock)

teletrabajoTeletrabajo (Foto: iStock)

No lo hagas nunca. De lo contrario, habrás cavado tu propia tumba. Hoy serán unos frutos secos, pero mañana será cualquier cosa mucho menos saludable. Los snacks, restríngelos para el período de descanso que te hayas marcado en tu rutina. Además, pocas cosas dan más rabia que las miguitas que se cuelan entre las teclas del teclado. Aunque solo sea por eso, márcate a ti mismo esta prohibición.
Está bien tomarse un yogurt natural, por ejemplo, pero es probable que no te sacie lo suficiente y a los veinte minutos tu cerebro te vuelva a demandar energía. Por eso, un puñadito de frutos secos o una pieza entera de fruta son los mejores snacks de media mañana. Así aguantarás sin problema hasta la comida, en la que encima no devorarás cantidades excesivas gracias a haber tomado dicho ten ten pie a media mañana.
tracking