Revista Mía

¿Por qué no pierdo peso?

Ponerse a dieta y no conseguir bajar kilos es más frecuente de lo que se piensa. Lo más probable es que algo se esté haciendo mal. Para ponerle remedio, cuatro profesionales nos han respondido a las dudas más habituales sobre este tema.

Pese a la creencia popular, no todo el mundo lleva a un nutricionista dentro. Ponerse a régimen sin un seguimiento profesional puede ser, muchas veces, una pérdida de tiempo y lo que es peor, de salud.

¿Existe un dieta universal?

La dietista nutricionista Sara Jiménez (sarajimenezh.com) explica: “La alimentación es individual, por lo que la dieta también debe serlo. Una dieta de calidad debe adaptarse a las necesidades de la persona, pero también a sus hábitos, gustos y rutinas”.
Cristina Colina, también dietista nutricionista (nutricioncolina.com), coincide con su colega y solo añade que hay un referente: “El plato de Harvard. Está creado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard y los editores en publicaciones de salud, y permite saber, en un vistazo, si nuestro plato es equilibrado o no”.
Es importante saber: las características principales de los grupos de alimentos y aprender a repartirlos a lo largo del día y la semana.
5ede467d5cafe86dc1baaa40

¿por qué no adelgazo?

No todos los métodos son infalibles y puede que no se acierte a la primera. El nutricionista Ángel Soriano, de nutrición Inerzia y miembro de Doctorialia (doctoralia.es), afirma que “Para eso sirven las consultas de seguimiento con el profesional, para evaluar resultados y solucionar lo imprevisto”.
Posibles factores: La actividad física realizada no es la suficiente. Dormir mal. Tener estrés. Pasarse con las cantidades de ciertos ingredientes. Estar comiendo demasiado poco: el cuerpo se pone en estado de alarma pensando que hay hambruna y lo guarda todo para sobrevivir.
Eliminar o aumentar la ingesta de algunos productos suele ser una de las primeras medidas que se toman cuando se quiere bajar de peso. Pero ¿es esta una medida realmente efectiva?
He dejado de comer hidratos de carbono. ¿Me ayudará?
Sara Jiménez contesta de la siguiente manera: “Sí y no. Los hidratos de carbono son necesarios para el buen funcionamiento del organismo, pero se debe diferenciar entre los que interesan y los que no”.
a los que están presentes de manera natural en los alimentos: en las frutas, verduras, hortalizas o legumbres.
NO a los carbohidratos refinados que están presentes en productos ultraprocesados, como los cereales refinados (arroz blanco, pasta blanca, pan blanco…), y en galletas, bollerías o los cereales de desayuno.
Con los zumos "detox" ¿adelgazaré más rápido?
Anna M. Aparicio Schwab es experta en endocrinología, metabolismo y nutrición y, ante esta duda, responde contundentemente:
NO se adelgaza con zumos detox. Son una fuente de azúcares de absorción rápida que, si no se utilizan rápidamente en forma de ejercicio, solo nos ayudan a engordar.
Versiones light de los alimentos, ¿sí o no?
NO un producto light no nos garantiza que sea saludable. Para catalogar a un producto como tal, deben ocurrir dos premisas:
  • Debe existir un producto homólogo original, es decir, para que exista una mayonesa light, ya debe existir una mayonesa normal.
  • Con respecto a la original, se le tienen que haber reducido un 30 % las calorías totales (las calorías se mueven con la grasa o con el azúcar).
  • Ejemplo: un refresco normal tiene 35 gramos de azúcar en una lata y un refresco light de la misma marca tiene un 30 % menos de azúcar, pero sigue siendo una grandísima cantidad”, advierte Sara Jiménez.
5ede46c35bafe8e86133519f

Como mucha fruta

“En el proceso de pérdida de peso, es importante conocer las características principales de los grupos de alimentos y aprender a repartirlos a lo largo del día y de la semana. No existen alimentos que engorden por sí solos. La fruta no es el problema, sino la importancia que le damos frente a otros alimentos que nuestro cuerpo necesita”, apunta Cristina Colina.
Y pone un ejemplo claro: “Calmar el hambre con una bandeja de fresas y una manzana nos aporta tantas calorías como aquellos alimentos que nos hemos quitado de la comida”.
5ede49235bafe8e8613351a8

psico

Cambiar las pautas de alimentación y ponerse un objetivo puede suponer una presión que acabe afectando a quien lo haga. Y esa preocupación también puede ralentizar el proceso de adelgazamiento.
Ángel Soriano contesta afirmativamente: “Cuando se duerme poco, se genera cortisol, la hormona del estrés, y lo mismo ocurre cuando se hace una dieta muy estricta. El cortisol produce alteraciones de neurotransmisores y hormonas que impiden la bajada de peso”. Para gestionarlo:
  • Manualidades
  • Pintura
  • Música
  • Practicar meditación
  • Mindfulness
  • Otras técnicas de relajación
Según Cristina Colina, “los dietistas nutricionistas solemos encontrar personas que dicen no perder peso. Pero lo que realmente ocurre es que la pérdida de peso no les parece lo suficientemente rápida para considerarla como ‘objetivo cumplido’”. Las metas irreales definidas a corto plazo –tener una boda o el verano– suelen estar generadas por: Los estándares de belleza y bienestar que nos inculcan redes sociales, medios o influencers, que muchas veces son montajes. Rechazo al cambio saludable y a la educación nutricional de la persona.
Vivimos en una sociedad en la que queremos todo y lo queremos rápido. Consejo: “Hay que disfrutar del camino y aprender de los tropiezos. No tener excesiva prisa por conseguir el objetivo y, sobre todo, ser realistas”.
5ede4ab25bafe8e75f3351ef

ejercicio

Hago ejercicio pero no pierdo peso, ¿qué hago mal?
No tiene por qué ser algo negativo. Como explica Anna M. Aparicio Schwab, “Al aumentar el ejercicio y quemar más calorías, disminuimos la cantidad de masa grasa del organismo. Pero también es posible que aumentemos la masa magra: mejor estado físico, mejor aspecto y contorno del cuerpo, pero no necesariamente disminución de peso. La masa muscular pesa más que la masa grasa”.
Aunque estoy a dieta, no hago ejercicio. ¿Puedo adelgazar?
“Es posible. Pero la mejor manera de producir déficit calórico es aumentando el gasto energético mejor que disminuir la ingesta”, comenta Ángel Soriano.
Consejo: “Hay que moverse más. No es necesario hacer una sesión de entrenamiento, basta con hacer las labores de la casa dando más vueltas. Por ejemplo, si vas a llevar ropa a la habitación, llévala en varias veces”.
5ede4e945cafe8aec1baaa6b

metabolismo

El estado de salud, las condiciones físicas y la edad también condicionan la efectividad de la dieta.
¿Puedo cambiar mi metabolismo?
“Hay personas que tienen un metabolismo lento fisiológico, por ejemplo, en la menopausia o tras haber realizado dietas muy hipocalóricas. También puede ser por enfermedades, como el hipotiroidismo o el síndrome de Cushing. En caso de enfermedad, el médico endocrinólogo es quien pautará el tratamiento adecuado. Si no, la manera de aumentar el metabolismo es con el cambio de estilo de vida, realizando más actividad física”, dictamina Anna M. Aparicio Schwab.
Si no adelgazo, ¿puede ser que tenga cambios de salud? 
Cristina Colina afirma que “puede haber varias causas (las genéticas representan solamente entre 5-10 % de los factores), pero, generalmente, la dificultad en bajar peso se presenta en:
Personas que tienen un ritmo de vida sedentario: llegado el momento, no logran aumentar el gasto energético de su cuerpo. La pérdida de peso no es solamente restar calorías, también hay que quemar energía.
Personas que han seguido dietas muy estrictas, a corto plazo y de manera repetitiva. Este cuadro es un factor de predisposición al aumento de peso. Este tipo de método genera una percepción negativa del estar a dieta, y una idea de que es algo pasajero motivado por un objetivo irreal. Cuando termina, vuelven los malos hábitos y también los kilos.
tracking