Revista Mía

Alimentos para cuidar tus oídos, ¡protege tus defensas!

Vivimos en un momento en el que preservar la salud general es muy importante. La primavera es peligrosa para los oídos, ya que son sensibles a los cambios de temperatura, por lo que ahora merecen una atención especial.

Con la llegada del buen tiempo, es posible que la salud de los oídos se resienta por una corriente de aire que se cree en la casa por abrir las ventanas o los cambios drásticos de temperaturas que estamos viviendo. Son propios de la primavera, una temporada en las que las otitis son habituales.
Hay diversas maneras de cuidar de la salud de los oídos: limpiarlos correctamente y sin introducir elementos extraños, tener cuidado con el agua que entra en ellos y protegerlos del aire son algunas de ellas. Pero no son las únicas: la alimentación también ayuda a mantener en perfecto estado la salud de esta parte del organismo.

¿Cuál es la dieta recomendada?

Las profesionales de la clínica de dietética y nutrición Dinut explican que “según la bibliografía existente, realizar una dieta rica en verduras y hortalizas que aseguren el aporte de ciertas vitaminas, como las A, E, C, B, y otros minerales, como el magnesio, hierro, zinc, fósforo y potasio, ayuda a prevenir la aparición de patologías del aparato auditivo, como la sordera, infección de oídos o tinnitus, entre otras. Asimismo, la dieta contribuye a mantener un buen estado del oído interno”.
Toda la población debe llevar una alimentación saludable y, en este caso, que cuide de sus oídos. Pero, en especial, las personas mayores y los niños. Ambos grupos se encuentran en etapas vitales comprometidas y es, si cabe, más importante tener especial cuidado con su dieta y salud, en general. En el caso de los mayores, para prevenir o retardar lo máximo posible aquellas patologías degenerativas sujetas a la edad, como la sordera degenerativa.
Para los más pequeños, porque se encuentran en plena etapa de crecimiento y, de ello, depende su desarrollo y el buen estado de su sistema auditivo.
Vitamina A
La encuentras, principalmente, en las verduras y hortalizas de hoja verde, las zanahorias y la calabaza. Ensaladas, coles encurtidas, recetas con espinacas, cremas calientes... la posibilidad de elaborar platos deliciosos y fáciles de incluir en la dieta diaria es muy amplia.
Vitamina B
Se encuentra en las carnes, los huevos y las legumbres. Son tres básicos de la dieta mediterránea, considerada como una de las mejores del mundo. Hay que cocinarlos de manera saludable –al vapor o cocidos–, para que no asusten a la báscula (menos lentejas con chorizo y más en ensalada, por ejemplo).
Vitamina C
Obtenla de frutas y verduras como como el kiwi, las fresas, la guayaba, frutos rojos, la grosella, el perejil, el hinojo o el brócoli. También te nutrirás de fibra y te protegerás de la infección de orina, entre otras cosas.
Vitamina E
Viene de los frutos secos y el aceite de girasol. También son fuente de energía vegetal y de otros elementos nutricionales esenciales como fibra, proteínas vegetales y grasas saludables como omega 6 y omega 3.
Desde Dinut afirman que “no existe un alimento o grupo de alimentos prohibidos o desaconsejados o, al menos, en la bibliografía existente. Pero los procesados o ultraprocesados, ricos en azúcares, grasas saturadas y sodio pueden ayudar en la aparición de patologías o desajustes en el organismo que actúen como factor desencadenante de alguna enfermedad
auditiva”.
Cambiar las patatas fritas de bolsa por snacks saludables, como los palitos de zanahoria, y la repostería industrial por piezas de frutas es una buena decisión, en todos los sentidos. El resultado será un buen aspecto, peso controlado y salud protegida.
tracking